Make your own free website on Tripod.com

Carta Centroamericana

Noviembre del 2000

 

Agua en la Finca de La Palma

 
 

 

 

NOTICIAS

P. Santiago Najarro:

El día 31 de Octubre de 2000 salía en COPA hacia Guatemala. Era mucho lo que tenía que hablar con los hermanos de Centro Claret, Santa María, Peronia e Izabal. Se estuvo con ellos hasta el día 13.

De aquí pasaba a Honduras, donde le esperaban los Claretianos de San Pedro Sula, Tela y La Ceiba; dejó un fin de semana para convivir con su hermano Sacerdote y echarle una manita en las muchas Misas del Domingo por la extensa Parroquia de La Lima.

El 24 podía estrechar las manos de nuestros Estudiantes teólogos en Armenia y de los que trabajan en la Parroquia de Escalón. Hasta tuvo tiempo para pasarse por la UCA, donde estudian nuestros teólogos, y hablar con los rectores de la Universidad.

Hasta el 29 en que bajó a Managua para ver a los filósofos, a los formadores y al P. Bernardino. Pudo allí asistir al comienzo del Postulantado de los que han terminado la filosofía y van a prepararse para el ingreso al Noviciado en Agosto próximo.

P. José Sentre:

Durante este mes ha aprovechado el tiempo copiando las Crónicas de las Casas de Santo Domingo-Cristo Rey, Catedral de Colón, Darién, Kuna Yala y Nombre de Dios. El tiempo no perdona y algunas páginas están ya comidas por la carcoma. Sacamos ejemplares para el Archivo General, Archivo provincial, Noviciado y la Casa concreta si todavía subsiste. Guardamos copia en el ordenador.

P. Luis Gonzalo Mateo:

Se ha movido, a pesar de lo mucho que lo ha tenido sujeto el P. Medel, en la preparación y realización de algunos Encuentros:

  • Encuentro de Pastoral Indígena en Guatemala.
  • Encuentro de Pastoral Parroquial Urbana en San Salvador.
  • Asistió al Encuentro de Pastoral sobre los medios de comunicación en Metetí.

P. José Joaquín González:

Se ha quedado en Armenia con los teólogos de primero, conservando el fervor de los cuatro que terminaron Noviciado en Agosto. Además ha tenido algunas escapadas a Guatemala y a Nicaragua para atender los grupos vocacionales.

 

 

GUARDERIA CORAZON DE MARIA

Una obra de amor

Inauguración: El día 19 de Septiembre inauguramos solemnemente la II etapa de la Guardería Corazón de María en Asentamientos Humanos Padre Claret, comunidad numerosa perteneciente a la Parroquia de Guadalupe, en San Pedro de Sula, Honduras. Antes de detallar la obra inaugurada puede ser de interés dar una pequeña información sobre aspectos relacionados con la misma.

Ubicación. La guardería Corazón de María está ubicada en Asentamientos Humanos, comunidad de unas 12.000 familias muy pobres, a unos 25 minutos de carro del templo central de Guadalupe. Forma parte importante del complejo de Obras Sociales Claretianas que funcionan en el mismo lugar. A saber:

El Dispensario P. Claret. En el se atiende:

  • Medicina general: todos los días de Lunes a Sábado. Tres médicos. Unos 60 pacientes diarios.
  • Programa "Ayúdame a vivir" para niños desnutridos (150), y para ancianos necesitados (un centenar). Se les da leche para la semana, vitaminas y atención médica.
  • Servicio de odontología. Un dentista.
  • Programas de vacunación. Las vacunas de VIH (SIDA) que, lastimosamente, abunda en nuestro medio, más en esa zona.

Otras obras: Además del Dispensario y la Guardería, existen en ese lugar y predio de 20.200m", propiedad del Obispado: el templo en honor del P. Claret, de regulares dimensiones; la casa del vigilante (que hemos hecho nueva); la de las Religiosas Franciscanas de María Inmaculada (también de reciente construcción). Estas Hermanas atienden las Obras Sociales y colaboran en otras actividades pastorales en esa comunidad y en otras limítrofes. Existe también un Salón de usos múltiples.

Estragos del Micht. El Micht como huracán no afectó la zona de San Pedro Sula, pero sí las lluvias copiosas que lo acompañaron y sucedieron. Los ríos desbordaron sus cauces y la zona de Asentamientos Humanos y otras vecinas quedaron bajo las aguas. Exactamente en Asentamientos Humanos la inundación alcanzó un nivel de siete metros de altura. No dañaron las construcciones, pero sí todos sus muebles que hubo que reponer, desde una simple silla hasta el laboratorio clínico con todos sus costosos aparatos y todo el equipo de odontología, etc.

¿Zona inhabitable? Como todos los años suele haber inundaciones en Asentamientos Humanos, sobre todo cuando arrecian las lluvias invernales, se propuso declarar inhabitable esa zona; pero ¿dónde reubicar 12.000 familias? La Municipalidad acordó mejorar los caminos de esa extensa comunidad y balaustrear sus calles principales. Eso que fue una beneficio para población nos trajo a nosotros como consecuencia negativa el que nuestro predio estuviera siempre lleno de agua insalubre, pues quedó más bajo que la calle. Un médico patólogo que trabajó en el Dispensario dio este juicio: "Esto en vez de ser un centro de salud es un lugar de contaminación". Había, pues, que sanear nuestra área o irnos de allí. Visitamos al Señor Alcalde de la ciudad con el Ing. Darío Gómez, gerente de la empresa constructora PRODECON. El resultado de la visita fue muy positivo. Acordaron levantar el nivel de nuestra propiedad unos ochenta centímetros para quedar sobre el nivel de la calle. Durante varias semanas volquetes (vagonetas) municipales y de PRODECON arrojaron centenares de metros cúbicos de material selecto ene nuestra propiedad y un tractor lo aplanaba y compactaba. El costo de estos trabajos fue alto para la Municipalidad, pero necesarios para salvar las obras ya realizadas y poder ampliar y proyectar otras.

Ampliación de la Guardería. Saneado el suelo era hora de emprender la ampliación de la Guardería. Ya funcionaba en una tercera parte con cerca de 50 niños de 3 a 6 años. Antes de emprender la obra material era preciso asumir responsabilidades de cara al futuro. Las obras materiales se hacen pero, después ¿quién las atiene? Por eso, celebramos una reunión las Religiosas Franciscanas, el Comité de apoyo administrativo de la obra, integrado por una Reunión de Grupo de 8 Señoras cursillistas, y quien suscribe estas líneas como representante de la Parroquia. Con gran sentido de responsabilidad por parte de todos acordamos ampliar la obra para acoger a unos 150 niños desde seis meses a seis años. El arquitecto Ernesto A. Soto, del neocatecumenado, reelaboró los planos y buscamos un maestro de obras contratista que ejecutara la obra. Comenzaron a trabajar en la primera semana de Enero. Todo por contrato. De otra suerte el trabajador hondureño no rinde. La obra a realizar era de 562 metros cuadrados, de una planta. El costo de la misma, según el arquitecto, 1.250.000 Lempiras. Cerca de 90.000 dólares. Teníamos el dinero venido de fuera del país. Pero, como a este pueblo hay que enseñarle a dar, anunciamos en las misas y hoja parroquial que íbamos a iniciar las obras de ampliación de la Guardería, que el metro cuadrado de construcción lo estimábamos en 2.000 Lempiras. Que estaba abierta la suscripción. Nuestra invitación no tuvo éxito. Recibimos sólo el valor de un metro. El hondureño está muy acostumbrado a pedir y muy poco evangelizado para dar.

La construcción se inició. Buscamos los mejores precios. Hubo algunas donaciones en cemento, madera, pintura. Sumamente generosa la empresa PRODECON que donó toda la arena, piedra quebrada o grava, material de relleno. En cuatro meses la obra estaba terminándose. El costo de la misma pudimos bajarlo en un 50%.

Equipamiento. Hecha la obra material había que amueblarla y conseguir el equipamiento de la misma. Eso debía ser mérito de nuestros feligreses y amigos. Así lo expusimos en algunas de nuestras homilías. Nuestras expectativas no fueron defraudadas. Poco a poco fue llegando el dinero para cubrir los costos de cunas, mesas, sillas, armarios, electrodomésticos, etc.

Descripción de la obra. Con ocasión de inaugurar la II etapa se hicieron algunas reparaciones en la obra ya construida y se repintó todo ella. En la actualidad la Guardería consta de dirección–administración, un corredor interno, cinco aulas, dos comedores (uno para los niños mayorcitos, otro para los más pequeños), una cocina con su bodega, una sala cuna para 30 niños, salón para jugar y caminar, los más pequeños, enfermería, lavandería, inodoros y duchas, más dos patios con sus columpios y otros juegos.

A la inauguración asistió un significativo número de colaboradores y amigos. Cortaron la cinta la superiora de las Hermanas Franciscanas, Hna. María Enid Araya y la Sra. María de Gámez. A esta última le dedicamos la sala-cuna con su nombre, como expresión de gratitud por la donación generosa de sus hijos.

La Guardería Corazón de María y las demás obras sociales funcionan bajo la responsabilidad de las Religiosas Franciscanas y un personal de servicio seleccionado, con mística cristiana. Hay que hacer el bien y hacerlo bien, s decir, con grande amor. Los niños pobres son por doble razón los predilectos de Jesús.

San Pedro Sula, Octubre 2000 Francisco Fierro, cmf..

"Club Rotario Usula otorga reconocimiento al P. Francisco Fierro, Parroquia Guadalupe, por su trabajo a favor de los niños pobres del sector de la Colonia Rivera Hernández y Asentamientos Humanos.

24 Octubre de 2000"

 

 

IV ENCUENTRO DE PASTORAL URBANA

En el corazón de la ciudad de San Salvador, en el barrio de San Jacinto, nos dimos cita por cuarta vez los integrantes de la familia claretiana de Centroamérica más involucrados en la presencia urbana. Nos brindó acogida la Casa Marillac de las hermanas Vicentinas, centro de espiritualidad enclavado en un barrio ruidoso, lleno de vida, con esa agitación característica de nuestras ciudades superpobladas. De esta manera no nos alejábamos del objetivo central de nuestro encuentro. Este Centro Vicentino cuenta además, con otras estructuras que completan un complejo muy apretado, con las actividades propias del carisma vicentino de la caridad.

Reinó la cordialidad y el ambiente de familia con las hermanas, algunas muy ancianas, que tienen allí su casa residencial. Compartimos, de hecho, el fallecimiento de una de ellas esos mismo días. Este cuarto Encuentro suponía una largo recorrido en nuestra reflexión. Sin olvidar el encuentro de CICLA celebrado en Guatemala. A estas alturas nos sobra claridad pastoral y nos está faltando voluntad para iniciar procesos coherentes y periódicamente evaluables. Hay que dar tiempo al tiempo sembrando esperanza y calidad profética.

Nuestro Encuentro estuvo marcado por la memoria profética de Mons. Romero en su vigésimo aniversario. Todavía resonaban los ecos de estas celebraciones. Guiados por Porfirio, gran admirador de Romero, pudimos visitar el Hospitalito y casa-relicario que recoge la sencillez y profundidad de su vida. Tanto Mons. Gregorio Rosa Chávez, como Jon Sobrino y Suyapa Pérez que fueron nuestros guías en la reflexión, nos estimularon con su memoria, siempre actual.

Este fue el Encuentro con mayor participación y mas pluralista, logrando, no sin momentos de tensión ideológica, una muy buena convivencia claretiana. De nuevo se apreció la distancia que reina en el modo de llevar las distintas parroquias. Las hay que han tomado muy en serio las reflexiones de estos años. Otras han quedado rezagadas esperando nueva savia claretiana.

Es digno de mencionar la acogida de nuestros hermanos de Escalón, especialmente de Porfirio y la convivencia con la comunidad claretiana. Con nuestra presencia se dio un respaldo al caminar de esta Parroquia que cuenta con barrios muy marginales y con otras familias muy acomodadas y de profesionales ,contrastes que se convierten en retos pastorales, que urgen a nuestras parroquias a construir puentes de comunión y signos del reino en una sociedad de excluidos y de una minoría extremadamente rica. Si la vivencia del Evangelio de Jesús no es capaz de iniciar signos de algo nuevo en esta coyuntura histórica ¿quién va a ser capaz de hacerlo? El esfuerzo que se está haciendo para formar comunidad de comunidades y movimientos, integrando las comunidades barriales a la liturgia del centro y a los consejos pastorales, es algo digno de mención. Compartimos una noche con las comunidades barriales, distribuidos en pequeños grupos. Fue una experiencia que nos ayudó a entender mejor las dimensiones reales y la identidad propia de esta Parroquia de Escalón.

La cercanía del teologado de Armenia nos acercó a la realidad mas entrañable de la Provincia: los jóvenes, que están a punto de terminar sus estudios teológicos. Ellos, como estudiantes de la UCA, nos orientaron a la hora de escoger a alguno de los expositores, nos acompañaron en la liturgia solemne de Escalón, en el compartir fraterno y en la Fiesta de despedida.

Este IV Encuentro, más breve y por eso más intenso, contó con expositores de excepción. No pretendíamos durante su desarrollo trazar un plan nuevo de acción, sino resumir, y asumir los tres encuentros anteriores y sobre todo el Encuentro sobre los Desafíos Urbanos de CICLA.

De hecho, las conclusiones de este encuentro fueron aceptadas como la mejor expresión de nuestro caminar. Destacamos algunos aspectos más significativos como parecen en la Memoria y los hemos convertidos en materia de evaluación para el V Encuentro que se celebrará en Panamá en el año 2002.

Hemos recorrido ya casi todas las presencias urbanas en estos Encuentros fraternos vividos como "familia claretiana". Nos falta Panamá. La presencia, en un determinado lugar, de hermanos y hermanas venidos de las otras Naciones repercute en la marcha de esa parroquia y crea una fraternidad real que se ensancha cada vez más, todos unidos en el proyecto misionero claretiano en las ciudades de Centroamérica.

Luis-Gonzalo Mateo cmf.

 

 
 

 

De vuelta a la Página Principal