Make your own free website on Tripod.com

Noticias de Centroamérica

Junio 1999

   
   

 

NOTICIAS:

P. Provincial, Santiago Najarro:

Sale de Panamá, en alas de LACSA, camino de Mercedes de Heredia. Quiere visitar a todos los hermanos de las distintas Comunidades. Casi un mes después vuelve de su gira nuestro P. Provincial con gripe y adolorido. Sale dos días después a Kuna Yala, acompañando a Mons. Ariz, para el funeral de uno de los indios kunas más ejemplares del momento. La gripe era el comienzo de algo más fuerte: ya no es molestia general lo que siente, es dolor intenso dentro de la boca y en el labio superior. El doctor le pronostica "herpes". Se ha hecho exámenes de sangre; está tomando medicina especial para que pueda estar en condiciones de viajar a Vic, es Presidente de CICLA, a celebrar la fiesta del jubileo. Parece que atinaron los doctores en el mal y en la medicina. El dolor ha desaparecido; la comida líquida hasta ahora, puede solidificarse. Esperemos que todo vaya bien. ¡Que te mejores, Santi!

El día 29 toma el avión Iberia para ir al jubileo claretiano... Piensa estar en Vic como Presidente de CICLA.

P. Luis Gonzalo Mateo:

Acompaña a los Darienitas en la fiesta del Corpus. El día 14 se reúne en Chagres con los agentes de pastoral Afro.  El 25 dirige un retiro al grupo, en formación, de los Seglares Claretianos; vuelve el 26 para salir de inmediato hacia Medellín a un Encuentro de Biblistas claretianos.

P. José Joaquín González:

Se incorpora al Encuentro de Pastoral Afro en Chagres, y prepara la ida a Medellín, para el Encuentro de Biblistas; quisiera trasladarse hasta Quibdó para ver cómo funciona allá el Centro bíblico, pero no sabe si los guerrilleros le dejaran el camino abierto.

P. Agustín De la Serna.

Salió hacia su nuevo destino: archivero general, el día 3 de junio. Luego de unos días por España espera llegar a Roma para empezar su nuevo trabajo congregacional. Te deseamos éxitos, Agustín.

Entre tanto el P. Marzo Antonio Pineda se ha hecho cargo de la Administración de SICA. Todos los que están agobiados por el peso de las facturas de SICA acudan a Marco Antonio.

P. José Trinidad Correa, 90 años.

Porque no muchos llegan a esa edad y porque los que llegan no lo hacen con la fuerza y el donaire de nuestro P. Correa, bueno es que nos detengamos un momento para contarles algunas cosas del día 6 de junio.

Domingo, día del Corpus en Panamá, Fiesta por tanto, y de proporciones grandes: se celebra la gran Cita Eucarística: Misa campal con asistencia de muchos miles de fieles...

El aguacero del viernes no dejaba tranquilos a quienes preparaban las cosas necesarias para la Misa en el Estadio Romel Fernández; menos si hacían caso a los agoreros del tiempo que anunciaban similares lluvias para los días siguientes... Por fortuna esta vez, como tantas otras, se equivocaron y el sábado por la tarde resultó nublado, pero sin caer agua por los lados del Estadio; sí la hubo, y en abundancia, en otros lugares...

Por eso el Domingo amaneció con más brillo en el corazón de todos los católicos panameños, porque Dios se había manifestado abundantemente en la Cita Eucarística.

José de la Trinidad Correa y Arosemena no podía ser excepción a la regla y amaneció feliz, sonriente, incluso un poquito más ligero de piernas que otros días: a la Fiesta del Corpus se unía la fiesta de su cumpleaños número noventa. No hubo estirones de orejas, porque no saldría bien la cuenta, pero hubo muchas felicitaciones con deseos de ver a Trini cumpliendo muchos años más; canto apropiado de mañanitas y promesa de "comida especial" a medio día.

Llegó el medio día, por supuesto, y ahí estaba nuestro Padre Superior, Vicente Gil, delantal a colores, -no le hacía falta el gorro de cocinero, pues no había peligro de que cayeran pelos al cocido- afanado por preparar lo que a Correa le apetecía: jamón serrano como aperitivo o abre bocas, queso expresamente traído de "Chupampa tres" y vino rosado que chinito Lee mandó traer de los viñedos del Rin; para cerrar la boca fue suficiente un "filete mignon", traído de un torete santeño, descendiente del rebaño de vacas que tenía el Señor Belisario Correa en su finca. "Trini" decía que todo era de casa y respondía a Chinito, que ponía una cara de incertidumbre viendo la procedencia de lo que estaba en la mesa: "para el Misionero de verdad el mundo entero es su casa." Fue comida de unos pocos: los de la Comunidad y dos allegados íntimos de Correa. Esperamos al Sr. Arzobispo y no llegó; supimos, más tarde, que estaba en reuniones... El Sr. Nuncio celebraba la fiesta del Corpus con todo el equipo Misionero del Vicariato en La Palma...

Preguntamos a Correa sobre los regalos que habían llegado durante la mañana, sobre las visitas personales, sobre las llamadas telefónicas... pero no pudimos sacarle nada en concreto: todo estaba "muy bien", "gente muy buena", "llamadas muy interesantes".

No pudo apagar las noventa velitas del pastel, porque el "Cheff" puso solamente dos: el nueve y el cero, pero soplaba..., soplaba... el "ojo meneado", a sus noventa años. "Si no fuera por esta pierna...", decía.

Le deseamos otros noventa más para dar gracias al Señor por estos primeros, pero dice que son muchos, que se contenta con unos cuantos menos... Que los años que el Señor te conceda vivir con nosotros, y a nosotros contigo, sean años de total entrega en servicio del Reino.

¡Felicidades, Trini!

Jubileo: De los varios miembros de la Provincia que están de Jubileo, cuatro han decidido ir a festejarlo en Vic. Están saliendo estos días hacia España. El P. Provincial, Santiago Najarro, vuela el 29 hacia Vic como Presidente de CICLA.

Cambios en Comunidades:

En el último mes se han dado algunos cambios de personal en nuestras Comunidades, lo que ha precisado hacer nombramientos:

La Ceiba: El P. Nicolás Delgado ha renunciado al cargo de Ecónomo de la Comunidad, por lo que le ha sustituido el P. Luis Azofra. El P. Nicolás ha quedado como Vicario.

Santuario: Ha salido para su nuevo destino el P. Agustín De la Serna. Para suplirle se ha nombrado como Ecónomo al P. Marco Antonio Pineda, que residía en San Salvador.

San Salvador. Al salir el P. Pineda de San Salvador, pasa a ocupar el puesto de Ecónomo el P. Jesús Riba. A esta Comunidad ha sido destinado el P. Juan José Pineda, recientemente llegado de Filipinas donde ha prestado sus conocimientos jurídicos.

Aprobación:

Has sido aprobados para su Renovación de votos el día 13 de Agosto, tres Estudiantes Teólogos

Para hacer su Primera Profesión, el día 13 de Agosto, los dos Novicios.

Para comenzar el Noviciado, ese mismo día 13 de Agosto, cinco Postulantes.

 

Salieron de la Congregación:

Verny Vargas, estudiante de votos perpetuos, ha obtenido la dispensa correspondiente y ha dejado la Congregación.

 

Luis Alonso Díaz, ha decidido, espontáneamente, dejar el Noviciado de Centro Claret y volver a su casa, San Pedro Sula, Honduras.

 

 

QUINQUENIO, CONVOCATORIA Dirigida a todos nuestros hermanos de quinquenio: Alejandro Rojas, Enrique Castro, Luis Alberto Sánchez, Hugo Asturias y Mauricio Borge en Darién, Panamá. Mario Morales y José Vidal Pérez en Kuna Yala, Panamá. Raúl Ambrosio, Omar Coto, Javier Hernández y Silvio Martínez en Izabal, Guatemala. José Rodríguez en La Masica, Honduras. Olman Naranjo en Tela, Honduras Francisco Umaña, en Heredia, Costa Rica. Que la paz de nuestro Señor Jesús, por la fuerza de su Espíritu, les anime en su labor misionera, a favor de nuestros hermanos centroamericanos. La presente es para convocarlos fraternalmente a nuestra próxima reunión de quinquenio que, Dios mediante, celebraremos en San Salvador los días 17, 18, 19, 20, 21 de Agosto del año en curso. El tema de este nuevo encuentro será la Espiritualidad, que desarrollaremos en tres momentos, la espiritualidad desde el seguimiento de Cristo en América Latina, nuestra espiritualidad misionera claretiana y la espiritualidad cristiana de cara al inicio del Tercer Milenio. Por ello contaremos con la presencia y animación de tres expositores: el P. Jon Sobrino, SJ, el P. Teófilo Cabestrero, cmf., y Mons. Angel Garachana, cmf., obispo de San Pedro Sula, La metodología a desarrollar será tipo taller, esto es, en base a las exposiciones de cada día tendremos sesiones de trabajo de manera tal que podamos elaborar un documento, en torno al cual expresemos desde nuestra experiencia concreta cual debe ser la espiritualidad del misionero claretiano, en el hoy de Centroamérica. En el contacto con los diversos expositores, hemos expresado nuestro deseo de que ellos nos den las pautas del trabajo a realizar. Por ahora contamos con el material que nos facilitó el P. Teófilo Cabestrero, el cual acompañamos a la presente convocatoria. En caso de recibir más, se las haremos llegar oportunamente. No obstante convendría tener a mano los últimos documentos congregacionales referidos al Capítulo General y Capítulo provincial, el Plan de acción de la Provincia, así como el documento del Sínodo de América, entregado por el Papa Juan Pablo en su última visita a México.  

Queremos recordarles que el Quinquenio es ocasión también para el compartir fraterno, poner desde la libertad, nuestras alegrías y nuestras tristezas, nuestros triunfos y fracasos, nuestras esperanzas y nuestras inquietudes de cara al futuro de la provincia. Conviene por tanto promover esos espacios; Quinquenio es encuentro de verdaderos hermanos y amigos, unidos en una misma experiencia de fe y en una misma vocación misionera.

Si bien estamos convocando a los hermanos de quinquenio, según la lista que presentamos al inicio de esta convocatoria, el encuentro está abierto a todos aquellos que quieran participar.

La llegada de los misioneros está prevista para el día 17 y la salida para el domingo 22. Sírvanse confirmar su llegada a nuestros hermanos de San Salvador con los Padres Ismael, Omar, Eddy o Porfirio.

Cualquier inquietud puede ser comunicada al Colegio Claretiano, fax 00506- 260 37 32 o bien al correo electrónico

cclareti@sol.racsa.co.cr

De momento eso es todo. Mantengamos viva la ilusión, dejemos que el Espíritu del Señor que nos ha ungido nos mantenga en la esperanza y sigamos viviendo con pasión el proyecto del Reino, a pesar de todo.

Fraternalmente,

Francisco Umaña, cmf.,

Omar Coto Fernández, cmf.

 

 

 

Pentecostés Juvenil en la Zona de Río Indio

Costa Abajo, Colón, Panamá

El sábado 22 de mayo se realizó una Vigilia Juvenil para celebrar la fiesta de Pentecostés, en el Centro de Formación y Animación de la Zona de Río Indio, ubicado en la Comunidad de Santa Rosa, distrito de Chagres, corregimiento de la Encantada. El encuentro fue convocado por el Misionero Claretiano encargado de la zona, P. Pascal Amagba, cmf. (Sánchez Rodríguez Chirú Marañón Valdez y Figueroa – aajoueiii-; apellidos adoptados por él en el contacto con las personas de la zona).

Los jóvenes se reunieron en buena cantidad. Prueba de ello es que desde la mañana del sábado fueron llegando unos tras otros, como gotas de agua que van formando un lago. Algunos llegaron el día anterior, porque necesitan no menos de siete horas para trasladarse desde sus comunidades hasta el Centro de Formación, luchando entre lomas muy bellas y lodo pesado y profundo.

Algunos llegaron antes del almuerzo para acabar con "la paila" de sopa y "concolón" del arroz (típico almuerzo panameño en esta zona). La parte trasera de la Iglesia se convirtió en una "piquera" (terminal de vehículos) en donde se fueron parqueando los "toyotas" y "camiones" de montaña (los benditos caballos y yeguas). Comparada con éste la piquera de Colón se quedó pequeña.

A la hora de cenar, 6 p.m., la sala no podía dar cabida a toda la gente y comimos como el pueblo de Israel, que cenaron con el maná en el desierto.

El encuentro –gloria a Dios- fue exitoso y fuimos bendecidos con la presencia de más de 50 jóvenes de ambos sexos. Comenzamos a las 7 p.m., y terminamos a las 7 a.m. del domingo de Pentecostés. Durante la noche tuvimos diversas actividades y dinámicas, lo que permitió que todos estuvieran muy activos en toda la noche.

Todos aguantaron porque al inicio hicimos una sencilla solicitud a nuestros ojos: que por favor, nonos permitieran caer en la tentación de cerrarlos y queríamos mantenerlos abiertos en toda la noche (gloria a Dios porque no obedecieron con mucha fidelidad). La verdad es que no fue fácil, pues se tiene la idea de estar nadando contra la corriente pero lo cierto es que hubo tantas actividades que capturaron la atención y fascinaron la imaginación de todos a lo largo de la noche.

Entre los temas y actividades que tuvimos, y sabiendo que la humanidad está constituida por el cuerpo y el espíritu, preparamos unas para el espíritu y otras para despertar al cuerpo, que es más frágil. Por ello, fuimos bendecidos por la presencia de dos conjuntos musicales que nacieron de los jóvenes: uno de esos conjuntos, yo lo he llamado: "Las Plumas (no negras) ¡blancas!", de la Nueva Unión; mientras al otro: "Desplumados Blancos", de la comunidad de Santa Rosa. Estos conjuntos tuvieron sus propios acordeonistas; no tocaban como "Nenito Vargas", pero Carlos Pascual, de Nueva Unión y Bienvenido Madrid de Santa Rosa, tocaron ¡mejor!, ¡maravillosamente!

Algo indudable: Los jóvenes saben cosas que agradan mucho a los jóvenes; en este sentido me animo a decir, ¡ gloria a Dios por Victorio Vergara ¡ (Q.E.P.D.), autor de grandiosa música propia panameña, que suena en la vida de los jóvenes, y de su repertorio fueron cantadas muchas canciones, brincando de arriba abajo, a un coro, gritando de tal forma que nadie pudo cerrar los ojos. Todos se esforzaron por llegar a la mañana siguiente "vivitos y coleando" por medio de la Papuja (ritmo musical propio de Panamá)

En toda la vigilia se dieron tres temas que fueron expuestos: El Espíritu Santo, dirigido por el Sr. Lisandro Solano; Dios Padre, por el Sr. Amaranto Vásquez, y La Realidad de los Jóvenes, desarrollado por Juan Carlos Cratz.

A las 3 a.m. se realizó la Reconciliación y Penitencia, dirigida por la Hna. Luz Marina López, de la Congregación de María Reparadora; mientras tanto, yo iba confesando a un buen número de Hijos/as Pródigos/as.

La celebración de la Eucaristía, presidida por mí, comenzó a las 5,30 a.m. y fue una Eucaristía celebrada con gozo y alegría, participativa; una Eucaristía con matices gregorianos en lo que a liturgia se refiere, con matices también africanos (los tambores) y panameños (con el acordeón y la "churuca).

En su mensaje, el presidente de la Eucaristía (no de la República), les recordó a ellos que son la esperanza, la vida, la confianza la fuerza y el dinamismo del mundo. Les recordó también el mensaje del Santo Padre: En el corazón del joven es donde se dibujan, se proyectan y se forjan las perspectivas futuras de la humanidad.

La juventud es una etapa de transición en la vida; no es una etapa que dura para siempre, viene y se va; o se aprovecha o se pierde; y perdiéndola se están prácticamente perdiendo los valores que de adultos sostendrán a la persona. El momento de la juventud es entonces un buen momento de preparación para enfrentar las situaciones en el futuro; y todos van a cosechar los frutos que se siembren en el tiempo de juventud.

Los jóvenes son "los huevos de Dios", los "huevos del futuro", pues así como nadie sabe qué saldrá de los huevos de las gallinas, si un gallo o una gallina, de la misma manera nadie sabe qué será de los jóvenes el día de mañana, porque como semillas, algunos van a gobernar el país, a manejar el Canal de Panamá, a ser ingenieros, doctores, arquitectos, religiosos, misioneros, sacerdotes... Lo que sí sabemos es que si la juventud se vive desde los valores y convecciones con que vivió Jesús de Nazaret, saldrán frutos de Dios. Entonces, el tiempo de juventud es un buen momento de preparación para evitar llorar (como el canto de Victorio: "Tú llorarás") y vivir dolorosamente en el futuro.

Para los jóvenes la vida se presenta como un camino hacia el futuro y no hay misión sin ellos, porque de entre ellos saldrán los misioneros y las misioneras que vana a continuar el trabajo de la Evangelización.

Terminé platicando algunas preguntas: ¿Quiénes van a continuar en la obra de procreación, multiplicación y llenar la tierra? Son los jóvenes. ¿Quiénes van a someter la tierra, desde la ciencia y la tecnología modernas?, ¿Quiénes van a llenar la tierra con productos nuevos de agropecuaria, ebanistería, modistería...? Son los jóvenes de hoy. Los jóvenes de nuestras Comunidades Eclesiales de Base (CEBs) de hoy, y mañana están en las manos de los que quieren guiarlos por buen camino, por la senda caminada junto a Dios.

Por último, no pude terminar sin dejar palabras de agradecimiento a todas las personas que contribuyeron con el progreso de este encuentro juvenil. A mis amigos en Colón; Sres. Lisandro Solano, Juan Carlos Cratz, Amaranto Vásquez, Diomedes Sánchez y a los demás; reitero mi agradecimiento por todos sus sacrificios y apoyo espiritual y económico.

A los jóvenes que participaron, ¡que Dios los bendiga!, ojalá lo hayan vivido y disfrutado a plenitud.

A los miembros de mi comunidad (Misioneros Claretianos de Escobal) y a los demás del Equipo Misionero, gracias por la contribución y el apoyo.

¡Que vivan los jóvenes!

¡Que viva el pueblo panameño!

¡Que viva el Misionero Claretiano!

Pascal C. Amagba, cmf.

Encargado de la Zona de Río Indio,

Costa Abajo, Colón, Panamá

 

 

 

 

OCTAVA FRAGUA:

EXPERIENCIA Y VIDA

A uno suele gustarle compartir experiencias de vida con los amigos. Sobre todo si estas experiencias han sido de las que dejan huella en la propia vida. A los que hemos vivido la octava Fragua nos apetece compartir esta experiencia con cuantos ya vivieron las siete anteriores; también con quienes participarán en la novena, décima...; e incluso con aquellos que no tengan esta oportunidad. Queremos presentar, como pinceladas, algunos momentos y experiencias vividas a lo largo de estos cuatro meses.

  • El fuego de hogar en la chimenea de Santa María del Castañar evocando el cariño acogedor y reconfortante del Padre.

  • Los amigos nuevos, hermanos recién estrenados, regalo de una Fragua que ha cruzado mares y transcendido fronteras.
  • La celebración de la Pascua, profunda expresión de fe e que la Muerte y Resurrección de Jesús dan sentido a nuestra vida.
  • Colmenar Viejo, nuestro campamento base, en cuya comunidad claretiana hemos recio la acogida fraterna y estímulo para el estudio y oración.
  • Los caminos de Galilea con las huellas vivas de Jesús y los doce.
  • El Lago de Genesaret removiendo en nuestro corazón llamadas y afanes de pesca.
  • Las bienaventuranzas escuchadas junto al lago, casi oídas de los labios de Jesús.
  • La subida a Jerusalén que puede asustar a cualquiera.
  • El aire denso de la noche en el huerto de los Olivos.
  • La luz cegadora del Qumram, cerquita del mar muerto, que abre los ojos a los "Hijos de la luz".
  • Jerusalén, ciudad santa, encrucijada de credos y culturas: Fragua donde la fe se aquilata.
  • El grito de unidad que el Espíritu lanza a su Iglesia desde el sepulcro vacío de Jesús.
  • La acogedora comunidad católica de Palestina, testimonio humilde y callado de sufrimiento y fidelidad.
  • Los hermanos acogidos a Basida y en el hogar San Juan de Dios, que nos muestran con sus profundas heridas el misterio del dolor en el que Dios habita.
  • Los montes del Castañar y del Sistal sugiriendo preguntas y respuestas acerca de la presencia del Amado.
  • El agua de la Buena Fuente del Sistal manando de la roca, como mana de la vida la acción refrescante del Espíritu.
  • El amor del padre hecho campo, cielo, silencio, trino y hermano.
  • Juan, Venancio y Jacinto, los tres hermanos de la Comunidad asistencial, que con su partida nos hablan de una Fragua futura y definitiva.
  • La cuidada liturgia de cada día en la que personal y comunitariamente dábamos expresión a nuestra fe y sentido a nuestra vida.
  • La "Lectio divina" serenando cada tarde nuestro corazón y curando nuestras heridas.
  • El resonar sereno de la Palabra que nos envía, evangelizadores y servidores renovados, hacia los hermanos.
  • Las celebraciones de los cumpleaños, las excursiones, el trabajo manual y el deporte, como oportunidades de vivencia comunitaria y expresión de convivencia fraterna.

Ahora la vida sigue. Y la fragua continúa. Habrá que pasar frecuentemente la saeta, como hacían los campesinos con el arado, por el fuego y por el yunque para que pueda ser instrumento hábil y eficaz de nueva evangelización.

Vuestros hermanos:

Mario Artavia, Centroamérica, Teodoro Bahillo, Castilla, Eduardo Campillo, Castilla,

José Antonio Palacios, Castilla, Angel Pérez, Aragón, Sebastián Plaza, Bética, Juan Pozo, Bética,

Miguel Angel Velasco, Castilla, Gonzalo Fernández, Castilla Angel Sanz, Castilla.

Colmenar viejo, 31 de mayo de 1999

Fiesta de la Visitación de María.

 

 

Experiencia Fragua

Con aprecio y respeto hacia todos ustedes, hermanos de la Provincia, les escribo estas líneas, que considero necesarias a mi regreso a La Ceiba, después de cuatro meses de ausencia debido a la experiencia Fragua, celebrada en Colmenar Viejo, Madrid; son líneas que brotan no como respuesta obligatoria a unos ¿Por qué?, ¿Para qué, ¿Qué se logró?, sino como comunicación fraterna con un sentimiento de gratitud.

Para dar respuesta a mis necesidades personales y para favorecerme en un proceso de formación permanente me propuso el P. Provincial escoger entre: la ayuda de la psicología, el Curso de CEFAS en Guatemala y la experiencia FRAGUA en Colmenar Viejo; decidí por lo último, pues consideré que mi reconciliación y crecimiento sólo tenían que ver con Dios y con mi vocación misionera claretiana. De la experiencia FRAGUA no tenía yo muchos conocimientos, ya que hasta el momento había sido programada sólo para los Misioneros de la Provincia de Castilla; lo que yo imaginaba que sería, me lo confirmaron las palabras de la primera carta en la carpeta de trabajo y donde pude leer: "Ya estás en la Fragua. O mejor, ya está en el lugar en el que queremos vivir esta experiencia de renovación que llamamos Fragua."

Desde el 1 de febrero hasta el 31 de Mayo, once claretianos llegados de Castilla, Aragón, Bética, León, México y Centroamérica, bajo la entusiasta dirección de los Padres Gonzalo Fernández Sanz y Angel Sanz Arribas nos adentramos en "un medio extraordinario en el conjunto de los dinamismos ordinarios que nos ayudan a vivir, de forma renovada, nuestra vocación misionera." (Bases del Proyecto Fragua). En ningún momento fue una experiencia tipo reformatorio o fábrica de santos, sino fuego, yunque, martillo, maestros para caminar juntos en la búsqueda de respuestas concretas que puedan "contribuir a que los claretianos seamos verdaderamente ministros idóneos de la Palabra", para ello se tomaron cuatro núcleos denominados con palabras latinas extraídas de los textos de la Escritura, que más movieron a nuestro Santo Fundador y que, de manera sintética, dejo aquí tomándolos de las Bases del Proyecto Fragua:

  1. "El núcleo 0, llamado QUID PRODEST, se inspira en Mt 16, 26 (Aut. 68). Con él se designa toda experiencia que cuestiona la propia vida y sitúa a las personas ante la necesidad de optar y, por lo tanto, de renunciar."
  2. El núcleo 1, llamado PATRIS MEI, se inspira en Lc. 2, 49 (EA 418). Es la experiencia claretiana del amor de Dios Padre que calienta el corazón del hombre y al que Claret procura "dar gusto" a lo largo de su vida y cuya gloria busca en todo cuanto hace."
  3. "El núcleo 2, llamado CARITAS CHRISTI, se inspira en 2 Cor. 5, 14 (EA 534, nota 67; CCTT 581). Es la experiencia claretiana de la imitación, seguimiento y configuración con el Hijo enviado por el Padre, ungido por el Espíritu y nacido de María".
  4. "El núcleo 3, llamado SPIRITUS DOMINI, se inspira en Lc. 4,14 (Aut 118). Es la experiencia claretiana de la unción del Espíritu que capacita para la evangelización de los pobres en el seno de la Iglesia".

Para la reflexión y vivencia de cada núcleo dedicamos un mes completo, acompañándolo con circunstancias especiales como quince días de Ejercicios Espirituales en absoluto silencio allá en la Finca de Santa María del Castañar, celebración en Comunidad Claretiana y con la Comunidad Cristiana de la Semana Santa, Peregrinación de siete días a la Tierra de Jesús, una semana de acompañamiento y servicios a los marginados y enfermos terminales del cáncer y del SIDA, liturgias bien cuidadas y a apunto, oración personal y comunitaria sin prisas y con profunda paz, ejercicios del "diario intensivo" y de la "lectio divina" con una hora diaria, tiempo personal para la lectura y el estudio, diálogos y reflexiones en la sala de estudio, el gozo de "empezar una nueva vida en común", limpieza y jardinería, celebraciones de acontecimientos, paseos, excursiones, caminatas a visitar a Nuestra Señora de los Remedios y las placenteras partidas de dominó y los partiditos de football y basketball.

No era mi afán hacer una crónica de lo acontecido ni resaltar unos momentos más que otros, sino compartirles, con la alegría de haber realizado esta experiencia, el agradecimiento por habérmela ofrecido y permitido. Gracias si alguna oracioncita elevaron al Padre por mí. A la hora de esperar los "signos" post-experiencia permítanme decir con el gran Apóstol Pablo en la 1 Cor 4, 2-5: "entonces recibirá cada cual del Señor la alabanza que le corresponde."

Ha sido muy enriquecedora esta experiencia de la 8ª Fragua. Pido a Dios que regale esta oportunidad a muchos otros claretianos de nuestra Provincia y, así renovados, vayamos sembrando con idoneidad y alegría la Palabra.

Con fraternales saludos.

Mario Guillermo Artavia, C,M.F.

La Ceiba, Honduras,

9 de junio de 1999.

 

 
Regresar a la Página Principal