Make your own free website on Tripod.com

 

Carta Centroamericana

Junio 2002

 

 

P. Mauricio, Curso Misionero en Bogotá


EN FAMILIA

 

Voy a escribiros  sobre este grupo que vive en la Residencia Claret; y os lo contaré en estilo coloquial. Y un poco al ritmo del buen humor o del buen amor.

 

1.- Y COMENZAMOS POR LOS NOMBRES DE FAMILIA

Los variados nombres de esta venerable Casa; pues al decir de los antiguos analistas del Lacio: “Primum est de rerum nominibus agendum”, ya que el nombre viene a ser como la ventana para ver el interior de las cosas.

-         Esta es la Casa Provincial, dicen. Pues es verdad. Aquí reside la “cúpula” la suma instancia del gobierno; esta es la casa de la alta Administración, de la Secretaría provincial.. De aquí parten en rápido vuelo órdenes, disposiciones a todo lo largo y ancho de nuestra América Central. Este es el punto focal claretiano...

-         Es también “Dispensario”. Y tiene su razón de ser. Pues a cada enfermo, que aquí hace o cursa su vida, se le dispensa de casi todo... Pero mejor aún se le entrega y distingue con un “pensum” diario de... amor y atención. ¡Qué bueno!

-         Alguien le llama Ambulatorio (de “ambulare”); porque aquí “se aprende a andar y caminar; porque “al andar se hace el camino”..., porque “andando y caminando, se evaden las penas, hacia el otro lado”.

-         Otros le dicen “Hospital”, el hospital de la Provincia, se oye a las veces. Pero no cae del todo mal. Pues “hospital”, según su etimología, es casa de “Huéspedes” (“Hospes”), es “mansión” en el camino de la vida para cuantos peregrinos y cansados de la brega, buscan tranquilos remanso y hospedaje. Como la casa aquella de Betania, junto al camino.

-         No es propiamente una “cárcel”: (“esta cárcel y estos hierros...”) aunque usted verá muchos hierros, cerrajas y cerraduras... contra los “cacos”... 

-         Sí, tiene algo de “asilo” (no un “asilo de ancianos” a la vieja manera), sino “a-sylum”, o sea: lugar intocable y seguro: “Tú eres, Señor, mi seguro y lugar de mi descanso...” (Salmo 30)

-         Nos quedaremos con un nombre: Residencia, Residencia Claret. Es un nombre lindo, justo y honorable. Es el nombre que le impusieron el día de su inauguración bautismal. Hace ya algunos años. Se trata pues de una Residencia (que alude presumiblemente a los que aquí viven “sentados” o asentados (“re-sidere”), asegurados, bien afincados, colmados sus moradores (los enfermos) de una redundancia de cortesías y buenos servicios.

-         En síntesis; esta nuestra Casa resulta ser cual “tebaida” de paz, concordia y alegría (las “tres hermanas de los conventos”). Además adjunte usted la libertad, la convivencia y la comensalidad fraterna... Y entonces podemos escuchar lo que David cantaba, al son del salterio en el Salmo 132: “ved qué delicia, qué dulzura convivir los hermanos unidos... Es como ungüento precioso en la cabeza”, cuyo perfume derramándose, va penetrando las personas, las estancias, la casa... (Será esto como una utopía davídica?)

 

2. LOS MIEMBROS DE NUESTRA FAMILIA

 

Nuestra Residencia Claret está diseñada y programada básicamente para acoger a “hermanos” de la Provincia, con la salud quebrantada.  Si Usted tiene el placer o la ocasión de cruzar por aquí, lo comprobará rapidito. Les diré que en esta Casa y Hogar hay una “tripleta” de personas sanas, los sacerdotes; y hay un ramillete escogido de mujeres muy humanas, afables y sensibles; y hay finalmente un puñadito de enfermos que son el objeto preferente de esta comunidad y que “cual árbol añejo, sus frutos ofrecen, a todo viandante...”

 

-         Los hermanos sacerdotes, repito, son gente sana, de buen parecer; disfrutan a Dios gracias, de excelente estado de salud. Desarrollan sus tareas con desinterés y solicitud. Ellos coordinan y planean, vigilan y atienden, van y vienen, administran y aseguran...

 

P. Correa

P. Ting Pong Lee

P. Ocharan

P. Correa
P. Ting Pong Lee
P. Ocharan
P. Aramendía
P. Hernández
P. Campos
P. Aramendía
P. Hernández
P. Campos

  

  En una palabra, cuidan de la familia residencial Son los “hermanos mayores”... que se abajan... Es lo de la parábola oriental, en la que el poeta canta bellamente: “Que sea bendecido el señor de la pulida morada, pues ha sabido abajarse hasta la orilla del sendero para recoger al insignificante pajarillo”. Bella imagen. También se completa con el refrán aquel de que “el vestido del criado, habla mucho de su amo,,,”

 

- Y vamos con las empleadas, nuestras familiares. Son como de la Cofradía de Santa Marta, que se movía disponiéndolo todo, mientras María escuchaba... Nuestras servidoras China, Fela, Mini, Ana María y Zoraida realizan un exquisito y variopinto quehacer, que se define así: cuidar, medicar, cocinar, acompañar, dialogar, sonreír, lavar, escuchar... En suma: “Servir” a la comunidad residencial, especialmente a los “huéspedes” que aquí se han acogido y albergado para pasar “aquesta hora vespertina del hombre mortal”. ¡Cólmelas el Señor de paciencia y amor y consolación!

 

- Y ¿qué diremos de los pacientes?. Ecce nos... Vamos a presentarlos sin muchas formalidades. Pareciera que son los predilectos del Señor, los “señores” de esta Casa, los familiares y comensales escogidos... si creemos en la Palabra. “En cada paciente que me traen, decía radiante la Madre Teresa de Calcuta, veo un regalo de Dios”.

 

*** En su mayoría, todos exhiben una muy alta y pletórica edad,. Un cómico, que por aquí pasó se permitía decir: “son gente ya bien sancochada”. Y sin embargo usted los verá alegres y con buen humor, contando chistes y evocando tiempos idos...

 

*** Les diré más; algunos tienen aquello que los psicólogos y médicos antiguos denominan “eu-foria” (eu-fero; aguantar bien), es decir: capacidad para sobrellevar con alegría y buen ánimo la propia enfermedad, el “pondus diei”. Ya son maduros. Paul Claudel bendecía a esta clase de gente y escribía: “Feliz aquel que sufre y sabe para qué”.
P. Irañeta
P. Oscoz
 

 

También Santiago (1, 12): “Bienaventurado el varón que aguanta pacientemente...” el dolor, la soledad, la preterición, el olvido...

 

*** Les informo que hay alguno “canoso”, etc... Pero usted ha visto alguna vez a un honorable varón que a su noventa y tres luce un cabello de esplendor primaveral? Sí, es verdad, alguno padece de “alopecia” y otros acomodan -quantum potes- sus escasos filamentos. Hay mucha variedad... Sin embargo estos atributos capilares –otrora tan cultivados- no preocupan ahora... pues “la vida pasa más rápida que una caravana de camellos” y saben disfrutar ese “palmo de vida” que nos ha concedido el Señor.

 

*** Algunos de estos pacientes residenciales caminan apoyados en su bastón. También es cierto. Son bastones de “madera nazarena” y de “palmas” que airean su talle allá por Los Santos... Creo que es bello el cuadro de los hermanos sacerdotes que avanzan lentamente -y al ritmo del bastón- a sus habitaciones, al comedor, a la capilla familiar...

 

*** Naturalmente, la mayoría de estos pacientes ya están “jubilados”. Pero aclarémoslo un momento: “estar jubilado” no significa ser “cual vagones retirados de circulación en vía muerta”; jubilarse (“iubilare”) es exultar, alegrase como quien se acerca en peregrinación a la casa del Señor...

 

*** Finalmente les pongo al tanto de nuestras dolencias, que a nuestra edad son variadas: artrosis, amnesia, diabetes, neuritis, algún dolor crónico, rotulitis, faringo-micosis,  dispepsias... De todo se cultiva en esta “viña añosa” del Señor. Pero en general los aquí agrupados, nos apuntamos por la UVA, por “Una Vejez Alegre”. Aquí no hay maniáticos, ni abuelitos de sopas de leche. Algún repaso de los días antiguos y alguna canción de antaño y alguna recordanza prístina. Eso sí. Pues las luces de las ilusiones .-que no la luminosa fe- se van apagando...

 

3. LA VIDA DE FAMILIA, LAS DEDICACIONES...

 

-         Nuestra vida “no es una soledad vivida en común”, ni “un vivir al margen comunitario”. Somos “una comunidad signo del Reino, que vive gozosamente nuestra identidad carismática”.

-         Nuestra comunidad es un lugar donde “se comparten las alegrías y sufrimientos de los hermanos en un clima de confianza” (CC 13)

-         Por eso y en función de esta comunitariedad, llevamos una vida de familia, marcada por horarios y tiempos, con un ancho espacio para la libertad.

-         A la hora en que el sol colorea de oro la sumidad de las palmeras, iniciamos nuestra jornada comunitaria con los “Laudes” conventuales y Eucaristía. A continuación –tras la nutrición espiritual- adviene la refacción corporal. De verdad todo está a punto. Unas manos madrugadoras, fraternas y femeninas lo han dispuesto con esmero.  Esta es la imagen familiar de cada mañana.

-         Llega luego la sabrosidad del tiempo libre... Todo un lujo: tiempo para el periódico, la charla, la chanza, la serena caminata, la tranquila sentada mientras se oye el sonido y trasiego de las cosas...; hay tiempo para la oración reposada. Algún hermano dedica el largo tiempo a la músico-terapia o a la sigo-terapia o a la tele-terapia... El tiempo libre no es tiempo isocromático ni monótono. Es alegre y variado y bello como un calidoscopio... Cada hermano disfruta en definitiva de su hobby.

-         Cuando el reloj marca la hora duodécima -con el sol rectilíneo, cenital- toca sentarse a la mesa para almorzar... Momentos sagrados los de la comida... “Bendice, Señor, estos alimentos...” se oye alzándose la voz del presidente. A las veces este momento sagrado la convertimos en silencioso. Y se cumple lo de Juan de Tapia: “Oír, comer e callar / yo siempre lo loaré”... (Pero parece que esto no debe ser loado...)

-         Y vuelve –tras la leve siesta- el silencioso caer de la tarde, culminada con la parca y frugal cena. Y luego aquello de los sabios: “Post prandium dormire, post caenam mille passus ire”. Es lo que solemos hacer...

-         Déjenme que les comunique que algunos frailes aprovechan este nocturno tiempo para reírse, para alguna chanza, algún chiste, algún gracioso consejo. Un quidan muy alegre de la comunidad –que ya peina añosas canas- aconsejaba así: “Mira, entre el médico y Dios, me quedo con Dios no con el médico: porque el médico cobra, pero Dios cura...”  Esto es muy luminoso. Por esta razón, “aunque la vieja vejez, bien deseada no es”, y aunque “el hombre no nace del todo, hasta que muere”, qué bueno es poner nuestra vida en las manos de Dios (“in manus tuas, Domine...”) que nunca abandona y menos “en la vejez y en las canas”, según reza el salmo setenta.

 

- ¿Y qué hacen entre tanto nuestros insignes hermanos mayores que están al frente de la Residencia? Una palabra sobre ellos tres. Ellos pasan como los hombres sanos y saludables, los “robustos hermanos” de la comunidad. A ellos les toca ser los animadores natos, los promotores de la unidad comunitaria, la alegría, la fraternidad de aquesta comunidad.

 

*** El P. Santiago es el Moderador Provincial que vive muy ceñido a sus altos oficios. Pero le queda algún tiempo precioso para visitar comunidades kunas, girar algún viaje a Colón, a reuniones, convivir en la Residencia...

*** El P. Sentre es nuestro Superior, desde principios de año. Le inculcan los Documentos que sea "signo de comunión y vínculo de caridad" y que "sienta solicitud por el bien de los hermanos". Y así lo hace. Además de las cuentas y secretaría provinciales, desarrolla su celo por el Santuario y cultiva los bellos jardines de las Comunidades Neocatecumenales.

*** El P. Vicente Gil gestiona la "res administrativa". Es el Administrador fiel. Me gusta más lo de "ecónomo" (oikos + nomos), el que "dispone las cosas caseras". Más familiar. Le atañe -leemos en los Documentos- "hermanar la justicia y la caridad" y "preocuparse por los enfermos y los ancianos". Y lo cumple a pesar de andar algo regado entre el Santuario y la Curia Arzobispal y las visitas a Centros de la OMP.

 

Para estos "frailes de la cúpula" había escrita una tablilla en un claustro monacal: "Caritatis munera, frater, diligenter funge". Excelentes palabras para todos.

 

4. LAS COSAS Y ACONTECIMIENTOS DE FAMILIA...

 

Os las contaré “currente calamo”, como dicen. Pero de verdad son muchas y variadas. Ahí van, como en cinta de colores, los principales acontecimientos caseros...

-         Celebraciones litúrgicas. (Un breve muestreo). Pues han sido... Año Nuevo y “Santa María de la Buena Memoria” de Jesús, que inauguró el año. “Y de la mano de ella, segura y bella”, iniciamos la andadura hasta la Cuaresma. Tiempo de conversión, clamor de profetas. Conversión nos dijeron que era “iter de fide ad fidem”... Muy profundo. La celebramos en comunidad muy lindamente. Cantamos los prístinos cantos en latín, algunos de ellos, para extraer su sabor. La Pascua con la “Luz gozosa de la gloria”, Sentimos todo el regocijo pascual en la intimidad de nuestra capilla de la Residencia. Con el P. Sentre como Presidente de la Liturgia. Pentecostés. El “Triduo al Corazón de María”, con el esquema que llegaba de Roma. Y la Solemnidad... del día 8 de Junio, al unísono con el Corazón del Hijo... Consonando al mismo ritmo. También nosotros. Pues nos congregamos con los hermanos del Santuario. Excelente Misa y excelente Mesa festiva y fraterna.

-         Celebraciones cumpleañeras: Han sido celebraciones alegres y plenas de sabor familiar. Y a todos los homenajeados les hemos cantado unos “tamboritos”, claro, a la panameña. Todos los hermanos han recibido su regalo poético-musical.

o       El día 10 de Enero fue el día del P. Jesús (76) y de Quincho (38). Hubo ambiente y alegría celebrativa.

o       El 3 de Marzo festejamos a Eduardo (57), quien tuvo el inmenso gozo de disfrutar del cariño de su familia tica. Eduardo se llenó de gozo en su corazón y en su ser todo, pues además de comer y beber del sabroso vino, nos bailó unos aires ticos con gracia y soltura.

o       El día 19 era la fiesta del esposo San José (67), onomástica y cumpleaños de Sentre, nuestro Superior. Y como “superior significa “super-ire”, pues eso, todo fue “super” en aperitivos, comida, visitantes, comenzando por las alegres mañanitas de David, la Eucaristía y cantos de “aquellos tiempos” de feliz recordación... “Excelso Patriarca...” Fiesta con llenura de expresiones fraternas a lo largo del día...

o       Y pasado Abril, llegamos  a Mayo “ corazón del año”. El día 1 cumpleaños del P. Santiago, con este programa:

- Nos preside la Eucaristía a las 7,15 am., pero ya antes le cantamos las mañanitas al comenzar Laudes.

- La Misa fue alegrada pro cantos variados en latín y español.

- Al final de la Eucaristía le dimos nuestros parabienes.

- Al medio día fiesta de gala en la mesa, con la compañía de los claretianos de Colón, El Santuario, El Dorado. Como número inicial cantamos al P. Santiago unos “tamboritos” (made in Aramendia) con sabor riojano, igual que el vino que degustamos. Comida a base de camarones, pastel, coñac, Rioja,,, “el bon vino de Berceo”.

- Al final hizo acto de presencia –ya las mesas levantadas- Mons. Ariz y Vicente Sidera, que no pudieron llegar a punto por razones de curia. 

- Por la noche –post cenam- un coro de amigos y al son de la guitarra, deleitó al P. Santi con un excelente repertorio de cantos. Fue un lindo día de familia que sirvió sin duda para fortalecer nuestra hermandad. P. Santiago, que los 60 añitos sigan siempre aumentando en fuerza y servicio.

o       Y el día 3, era una fiesta designada para Mons. Rómulo que cumplía años (54) y se despedía amistosamente, para iniciar nuevos derroteros misioneros en San Pedro Sula (Honduras).

o       Entramos en Junio. Sorpresivamente apareció -llegado del interior de Panamá- Manuel Sánchez; y le dedicamos el día 2, cuando le florecía en su vida el capullo 36, una fiesta conventual, entre bromas y fútbol...

o       Y el colofón de medio año, la solemnidad de San Juan Bautista, fecha en que el P. Francisco Hernández -natural de Macotera, Salamanca- llegaba a la dichosa edad de los ochenta y dos años. Han de saber ustedes (y lo recordamos casi a diario) que es un adicto “ar Beti ... manque pierda...” 

-         Celebraciones espirituales: Me refiero a los retiros espirituales: “tiempo de gracia para la comunidad”, tiempo de reflexión y evaluación. Pues honradamente hablando, los cumplimos como Dios manda. Y aunque enfermos, observamos la CC 92, que encarece los retiros anuales. Eso sí, como: “se acepta la práctica de otros tipos de Ejercicios además de los Ignacianos”, el P. Vicente Gil nos dirigió unos retiros al estilo Claretiano, del 25 de Febrero al 1 de Marzo, en plena cuaresma, mientras la Provincia los realizaba en Costa Rica.

-         Visitantes, huéspedes. Han sido numerosos los huéspedes. Y casi todos nos han saludado con cariño y fraternales muestras. Lo agradecemos. Algunos incluso han compartido nuestra humilde y conventual mesa. Nombremos algunos: Mons. Iván Castaño, jovial como siempre... Los misioneros del Darién y los de Colón; el M.R.P. Jesús Palacios, con Misa incluso, en que nos glosó los cuadros martiriales de nuestra capilla; Mons. Rómulo Emiliani al llegar de Roma; los miembros del Gobierno Provincial que residen fuera de Panamá; la Directiva del CICLA. Recordamos especialmente a nuestros “Misacantanos” Carlos González y Eladio Rodríguez, que tuvieron la gentileza de celebrarnos la Eucaristía. Y otros muchos, cuyos nombres están escritos en nuestro corazón...

 

5. NUESTROS ENFERMOS DE FAMILIA

 

Sin citar a los que aquí cursan su camino cotidiano... desde hace algún tiempo, nombremos a los hermanos que se han agregado paso a paso a nuestra comunidad residencial, la comunidad de los mayorcitos, o de los “niños grandes” (no hablamos de los “grandes niños”), de los veteranos, o de los jubilados, o eméritos, o longevos, o “viejitos”... y todo ese abanico de cariñosos nombres, apodos y sobrenombres de tan gracioso contenido.

 

Pues estos son los nombres de los hermanos venidos a esta “tebaida” y lugar de paz, en busca de recuperación y salud: Vicente Sidera (de Darién), Francisco Oscoz (del Santuario), Marcos Irañeta (de Colón), Juan José Davies Ibelele (de Kuna Yala), Miguel Medel (de Colón), José M. Pérez Guembe (de Costa Rica).

El siguiente huésped también será  recibido con los brazos abiertos, tal cual recomendaba la cuarteta aquella de un convento franciscano de Guatemala:

“Al huésped que aquí llamare

a las puertas del convento,

abridle, hermanos franciscos

que es regalo del Dios Bueno”.

El Cronista

Jesús Aramendía, cmf.

 

 


Durante los meses de abril y mayo tuve la oportunidad -junto con Eric Fernández- de participar en un diplomado en Animación misionera y Pastoral en el Instituto Teológico Pastoral para América Latina (ITEPAL) en Bogotá, Colombia. Podría resumir toda la experiencia vivida en una triple enseñanza:
  1. Formación académica:  Este era el primer objetivo de mi estancia en Bogotá.  Como les decía, el diplomado era en Animación misionera, con una duración de dos meses.  En dicho curso participamos 18 estudiantes procedentes de México (dos laicas), Guatemala (dos sacerdotes diocesanos y un hermano marista), Colombia ( dos laicos, una religiosa, tres  sacerdotes), Ecuador (una religiosa comboniana), Chile (un laico y dos misioneras de Islas Figgy, Oceanía), Malí, África (un sacerdote javeriano) y de Panamá (Eric y yo).  La vivencia fraterna fue muy grande entre nosotros.  Además, todos y todas están de lleno en trabajos misioneros, lo que añadía un ingrediente de experiencia a lo que veíamos en clase.

El diplomado se dividió en cursos semanales con profesores venidos de varias partes de América Latina  y con experiencia en misión.  Los cursos realizados fueron: Fenomenología del hecho religioso y evangelización, Fundamentos bíblicos, teológicos y magisteriales de la misión; kerigma, nueva evangelización, pastoral de conservación y catequesis; cultura e inculturación; historia de la evangelización: la misión en y desde América; Evangelización, promoción humana y valores del Reino; La misión cristiana en el nuevo contexto cultural religioso: diálogo interreligioso y ecumenismo; Espiritualidad y animación misionera. Cada profesor tenía su metodología, pero lo bueno de la mayoría de ellos fue que dieron su  materia desde la experiencia y con una aplicación para las misiones donde nos encontramos.

Para mí fue una gran oportunidad para valorar la misión, para verla a la distancia y, sobre todo, para entenderla y amarla. También me ha servido para ir compartiendo experiencias  y sacar ánimos para el trabajo con la Procura.

 

2.      La realidad colombiana: Un aspecto bastante formativo para mí fue el contacto con la realidad colombiana.  Estar allí te hace descubrir una realidad muy ambivalente.  Por un lado, se  encuentra uno con una realidad de muerte.

Cada día las noticias daban razón de nuevos ataques, de más muertos, etc. Además, se junta la miseria, las limpiezas sociales, la droga. Pero, por otro lado, se da una cuenta de otra realidad, la realidad de vida.  A pesar de todos los signos de muerte, se encuentra uno con un pueblo alegre, acogedor; con un pueblo que sabe vivir y sobrevivir a pesar de todo.  Descubre uno también todos los esfuerzos de lucha por la justicia, por la resistencia. El poder acercarnos a realidades fuertes como lo es la zona del Cartucho, una zona de indigencia y droga, donde esos hombres y mujeres son desechos para muchos ha sido enriquecedor, lo mismo que todos esos indigentes que llegaban a las misas dominicales con mil historias para que uno les diera algo de dinero, todos ellos ayudaron en mi formación.

 

  1. La experiencia con otra provincia claretiana:  Otro elemento muy enriquecedor ha sido el compartir con la provincia claretiana de Colombia occidental.  Nos sentimos muy acogidos por nuestros hermanos.  Tuvimos la oportunidad de conocer algo de sus trabajos misioneros. Todos ellos nos dieron un gran ejemplo de hermandad y nos hacen constar nuestra universalidad y la riqueza de nuestra comunidad misionera.

 

En síntesis, estos dos meses han sido una buena oxigenación y una buena oportunidad para seguir alimentando nuestro espíritu misionero. Quisiéramos que otros hermanos pudieran tener esta misma oportunidad de formación.  Esperemos que así sea.  Desde la Procura estamos anuentes a apoyar estas instancias.

 

 Mauricio Borge, cmf.


PROYECTO

“CONSTRUCCIÓN DE VIVIENDAS Y FORTALECIMIENTO COMUNITARIO”

EN ARMENIA, EL SALVADOR, C.A.

 

  1. CONSTRUCCIÓN DE VIVIENDAS:

 

·        Desde Septiembre de 2001 echamos a andar el proyecto de construcción de viviendas en tres comunidades: La Colina, San Miguelito y Valle Nuevo.

 

·        Atrás dejamos la emergencia que nos ocupó en el proyecto “Techo para todos”. Como PROCLADE-Armenia supervisamos en todas las comunidades del Municipio los repartos de materiales para las casas provisionales de madera y láminas de zinc. En algunos casos se nos encomendó expresamente por la alcaldía la tarea de supervisión y actualización de listados de familias damnificadas en comunidades concretas. Con los recursos recibidos en la emergencia distribuimos más de 12,000 láminas de zinc y se ayudó a varias familias de escasos recursos de distintas maneras antes de que llegaran el tiempo de lluvias. En esta etapa colaboramos en los repartos organizados de alimentos y ropas  a todas las comunidades, y recibimos varios furgones de los Misioneros Claretianos en Guatemala, Honduras, San Salvador y España (PRCLADE-Bética).

 

·        Asegurado el “Techo para todos”, en Septiembre, nos concentramos en las tres comunidades ya mencionadas. Apoyándonos en lo que había de organización, echamos a andar el proyecto “Construcción de viviendas y fortalecimiento comunitario”.

 

·        Iniciamos reparando algunas viviendas. No era mucho el dinero con que contábamos. A partir de Enero de 2002 empezamos de lleno con la construcción de viviendas. Teníamos la experiencia del trabajo de cuatro meses –de Septiembre a Diciembre-, la asesoría de varios arquitectos –particulares y el de la Alcaldía-, un grupo de albañiles de las mismas comunidades suficientemente capacitados y un diseño de casa consultado con las familias damnificadas y a su medida.

 

·        Requisitos: la ayuda mutua entre familias, la supervisión de la directiva y de PROCLADE-Armenia, y el aporte al fondo comunitario. Empezamos haciendo grupos de trabajo grandes. Hoy los hemos reducido a grupos de dos o tres familias, para que no sea excesivo el tiempo de trabajo (unos tres meses). Descansamos en la directiva la organización de los grupos, el pedido y reparto de materiales a cada familia, el control de materiales y de créditos y abonos. La directiva busca los albañiles y los paga cada semana y los despide, si es necesario. Nosotros pasamos a la directiva un cheque mensual por el gasto de albañiles y pagamos en la ferretería las facturas de los materiales comprados. Cada familia beneficiaria viene a dar en pequeñas cuotas el 10% del costo de la casa al fondo comunitario de la comunidad en vistas a un proyecto comunitario: casa comunal, ampliación de escuela, mejora de calles.

 

·        Acompañamos a las directivas con capacitaciones en administración. Todos los meses están dando un informe económico en la Asamblea de la Comunidad. Cada directiva ha tenido que abrir su Cuenta de Ahorro en el Banco. También les acompañamos en algunas de sus reuniones para fortalecer la organización interna, el trabajo en equipo y la participación de todos. Se ha logrado que las directivas tengan sus fechas fijas de reunión. Lo mismo que exista una Asamblea con fechas fijas de reunión. Se ha ganado mucho en la participación ciudadana. Se van creando distintos comités de trabajo: electricidad, agua, caminos, salud, deportes, mujeres, niños y niñas, medio ambiente... En este tiempo y por distintas circunstancias ha habido cambio de directivos, sin embargo no ha supuesto grandes crisis ni faltas de dinero. Acompañamos a las directivas en sus demandas en diversas instancias: Instituto de Transformación Agraria, Empresa de Energía eléctrica, Empresa cooperativa, Alcaldía y ONGs...

 

·        Hemos favorecido el encuentro entre directivas. Primero con las tres comunidades que trabajamos, después lo hemos abierto en una Escuela de Formación en Organización e Incidencia Política. Está siendo cada quince días los miércoles. Contamos con el apoyo de otras ONGs. También hemos impulsado el deporte con jóvenes y niños.

 

·        Durante estos meses se han aprovechado también las capacitaciones diversas que han estado dando las distintas ONGs: control de riesgos, comité de mujeres y jóvenes, programa niña a niño, campañas de salud, creación de leyes municipales...

 

·        En San Miguel se está luchando por la electricidad y un pozo de agua. En Valle Nuevo cuentan con un proyecto alimenticio para mujeres y niños coordinado por la Alcaldía, y luchan por la desaparición y saneamiento del basurero existente desde hace más de doce años, la ampliación de la escuela, el agua y la pavimentación de algunos tramos del camino de acceso. En La Colina por la mejora del tendido eléctrico, el arreglo de un puente de acceso y las calles y una cocina en la escuela. Las tres comunidades sueñan con una casa comunal donde reunirse y formarse. Varias ONGs se han interesado en colaborar al ver la buena organización: CREDHO, con diversas capacitaciones en Valle Nuevo y San Miguelito; FUSANMIDJ, con la apertura de un pozo en San Miguelito y el programa niña a niño; CRUZ ROJA ALEMANA, con el apoyo a la Escuela de Valle Nuevo y San Miguelito; ASISAM, con una campaña de limpieza y contra el zancudo; OIKOS y  UNES en diversas capacitaciones medio ambientales. Con la Alcaldía se está tramitando la electrificación de San Miguelito, la pavimentación de un tramos de acceso a Valle Nuevo y el puente y mejora de calles en La Colina.

 

·        Lo más sobresaliente hasta ahora puede ser las 35 casas construidas por los Hermanos Maristas apoyándose en nuestro trabajo: 20 en San Miguelito y 15 en Valle Nuevo. También algún proyecto incompleto de letrinas.

 

·        Sólo en Valle Nuevo está prosperando el proyecto de alfabetización de adultos iniciado en Marzo.

 

·        Las casas reparadas por PROCLADE-Armenia se hicieron manteniendo la estructura y dimensiones anteriores. El material básico es el ladrillo, abundante en Armenia. En algunos casos se han hecho ampliaciones. Las casas construidas se van haciendo según el número de familia. La casa mínima es de 6x6 más un corredor de dos metros. Cuando la familia tiene niños y niñas, se están haciendo tres habitaciones. Si la familia es muy numerosa, se están haciendo hasta cuatro cuartos. Las casas entonces vienen a ser de 9x6. No contemplamos techo, ni puertas, ni ventanas. Tampoco cocinas, ni letrinas, pues en estos medios se acostumbra hacer aparte.

 

·        En La Colina estamos teniendo la feliz experiencia de tres grupos de trabajo que en total están haciendo 10 casas. Ellos están poniendo el albañil. No quisieron esperar al orden asignado por la Asamblea y, como albañiles que son, están construyendo sus casas bajo nuestra supervisión.

 

  1. DATOS DEL PROYECTO DE CASAS:

 

 

SAN MIGUELITO

VALLE NUEVO

LA COLINA

TOTAL

REPARADAS

9

9

15

33

CONSTRUIDAS

13

12

18

43

EN CONSTRUCCIÓN

4

5

7

16

TOTAL

26

26

40

92

FALTAN

21

38

48

123

 

  1. DINERO RECIBIDO, CMF:                                                                    217.582 $USA

 

  1. MATERIALES RECIBIDOS:

 

- 600 (seiscientas) láminas de uralita a través de PROCLADE-Bética.

- 80 tazas para letrina abonera a través de nuestra Parroquia en San Salvador.

 

  1. RECIBIDO DE OTRAS INSTITUCIONES:

 

- 500 (quinientas) láminas de zinc a través de una iglesia evangélica de EE. UU.

- 15 carretillas a través de la Alcaldía.

- 35 casas completas a través de los Hermanos Maristas. Las tenían presupuestadas en US$ 2,300.00 (dos mil trescientos) dólares cada una. Las casas son de bloques de cemento. Dimensión: 6x6 más un corredor de dos metros. Dos habitaciones de 3x3 cada una y una sala de 6x3. Dos puertas y cuatro ventanas. Techo de uralita.

- La Alcaldía ha colaborado con el alquiler de una planta eléctrica durante dos días.


 

 


De vuelta a la Página Principal