Make your own free website on Tripod.com
 
NOTICIAS DE CENTROAMERICA
 
 
 
+ PADRE VICENTE CEREZO PEREZ, CMF. 

  
Nació en Roa de Duero, Burgos, España, el día 24 de mayo de 1903 

Profesó como Claretiano el 15 de Agosto de 1921 

Ordenado Sacerdote el 3 de junio de 1929 

Llamado por el Señor el 1 de junio de 1998, a los 95 años y una semana. 

 
Llegó a Centroamérica en 1954 para ayudar en la Casa de Ejercicios de San José al P. Jesús Serrano, luego Vicario Apostólico de Darién. Ya antes había caminado unos cuantos años de vida ministerial en España. Aranda iba a ser su tumba, según hablaban los milicianos durante la guerra; en la carnicería ya había dos ganchos preparados para colgar a los dos curas más fuertes del pueblo. Uno de ellos era Cerezo. 
 

Ducho en la predicación, con un don de gentes extraordinario y una "voz rica", ha recorrido Costa Rica, Nicaragua, El Salvador y Guatemala anunciando el evangelio. Estuvo en Costa Rica en los inicios de la fundación de la Casa de Ejercicios. Con su Superior, Jesús Serrano, removieron conciencias y animaron a un buen número de ticos a buscar al Señor. El trabajo fue grande, pero el Señor lo bendijo abundantemente con resultados de conversión. 

 
En El Salvador le tocó abrir caminos nuevos a la fundación de Escalón; fueron los años de madurez ministerial; cuando el predicador está suelto y deja que la gracia de la Palabra vaya penetrando en los corazones. 
 
 

Santa María de Jesús lo vio recorrer los caminos polvorientos en busca de hierro que forjar, material y figurativamente hablando. Además de atender la población de San Juan del Obispo y encargarse de la preparación de los catequistas de Santa María, montaba una herrería en Santa María para que los Kachiqueles aprendieran a forjar el hierro, hacer puertas y ventanas, afilar machetes, hacer sillas y mesas escolares... Que hable Martín de las horas que trabajaron a la par junto al yunque o caminando por las calles de Guatemala buscando material. 
 
 

También los nicas supieron de la melodiosa voz del P. Cerezo. De su buen humor. De los detalles prácticos en su manera de preparar las catequesis. Esta tarea le hizo mantenerse siempre joven –casi podríamos decir niño- con los niños. Poco antes de entrar en el proceso del cáncer que lo llevaría a la muerte física, iba semanalmente a la escuela de Boca la Caja a dar catequesis a los niños. Se juntaba la inocencia de los pocos años con la experiencia del nonagenario en la simplicidad de unos cuadros explicativos que el mismo P. Cerezo había preparado. Había empezado su ministerio como maestro, como maestro lo estaba terminando. 

 

Era después de haber llegado a esta Comunidad asistencial de Panamá. Cuatro años estuvo con nosotros, llevando vida normal de oración, comidas, recreos: todas las tardes se juntaban alrededor de la mesa del dominó con Alonso, Valtierra y la muchacha que los atendía; no faltaron las clases de gimnasia en el patio con el P. Valtierra. 

 

El día de su cumpleaños, como regalo especial para él, recibió solemnemente la Unción de los enfermos. Se preparó durante los últimos meses e invitó a personas y familias cercanas y queridas para este acontecimiento. Estaba bien convencido en la fe de que la Unción de los enfermos nos hace partícipes de la muerte de Cristo, que es muerte-victoria, muerte-triunfo, muerte-resurrección; de que la muerte de Cristo es entrega total, y por la Unción somos partícipes de ese espíritu de entrega total al Padre. Con este talante de entrega de su vida al Padre vivió el P. Cerezo el Sacramento de la Unción, su muerte pascual. Era el día de la Ascensión. Era el día de su cumpleaños: 95. Con gestos cariñosos y con mucho fervor nos agradeció a todos por acompañarle en una celebración tan significativa y entrañable. 

 

Desde comienzos del año un cáncer le ha ido comiendo poco a poco la vida terrena. Era consciente, esperaba y vivía aquello del apóstol: "Si nuestro cuerpo se desmorona, sabemos que tenemos una morada en el cielo..." En repetidas ocasiones repetía: "Dígale a los Misioneros jóvenes que amo mucho a la Congregación y que entrego mi vida por la salvación de las almas." Apreciaba como un tesoro la vocación misionera. Que interceda ahora por las vocaciones desde el cielo. 
 
 

Lleno de alegría y con una sonrisa en los labios se fue al Padre el día 1 de junio de 1998. Descanse en Paz y que el Señor le premie como El sabe hacerlo. 
 

DOS FIESTAS DIACONALES EN DARIEN

 

Darién, la zona selvática de Panamá, se vistió de gala y fue bendecida, al llevarse a cabo allá las ordenaciones de nuestros hermanos Hugo Asturias y Mauricio Borge; dos misioneros jóvenes que dan un paso más, al servicio de la Iglesia, de ese pueblo de Darién, siguiendo las huellas de Claret. 

El día miércoles 8 de julio, incluso ya desde el día anterior, se encontraba un grupo de misioneros, religiosos y laicos, sintiendo la fiesta que se iba a vivir los dos días siguientes en Sambú y Garachiné. 

Hacia las diez de la mañana llegaron invitados, unos por avioneta y otros por lancha. Cada uno de ellos con la alegría de compartir con los "novios". El almuerzo en el centro pastoral de Sambú, fue bendecido por el obispo Rómulo Emiliani, en un clima de regocijo, de fraternidad, de gratitud y de fidelidad. Cada uno disfrutó de la buena presentación culinaria preparada con cariño. 

Luego de una tarde descansada, vino la Celebración. Todos los ministros revestidos, la capilla llena. Encabezó la procesión de entrada el futuro Diácono Hugo. A un ritmo de tamborito se acercó al altar, seguido de los sacerdotes y del obispo. Cada paso de la ceremonia se realizó con alegría, incluso rítmica, resaltando siempre la bendición para Darién a través de la consagración de nuestro hermano. 

Luego de la ceremonia, toda la comunidad asistente disfrutó de una sencilla y sabrosa cena, que se extendió y culminó en la casa cural. La noche continuaría tensa y llena de preocupación. En realidad se hizo corta. Ya a las cuatro de la mañana estaban casi todos en pie para emprender, a las cinco, el viaje a Garachiné por el majestuoso río Sambú. Las lanchas iban llegando, una tras otra, a la extensa y seca playa de Garachiné; la marea estaba baja. 

La bienvenida en Garachiné fue sencilla. Aprovechamos el tiempo para asearnos, tomar algo de desayuno, pasear por las calles del pueblo... Cada no buscaba la forma de relajarse y prepararse para vivir la segunda consagración diaconal, este vez de Mauricio, a quien le acompañaban su madre y su tía. 

Al igual que en Sambú el coro se preparó con esmero para cantar bien y alabar a Dios por estos dos acontecimientos. Los niños y los mayores, todos por igual, participaron alegremente de la celebración. Daba gusto ver a la comunidad feliz acompañando a sus futuros servidores. El mismo obispo en su homilía habló esta vez de la comunidad, "testigo" de la opción que ha hecho el misionero Mauricio. 

En Garachiné la gente preparó, luego de la Eucaristía, un pequeño acto dedicado a los nuevos diáconos. Hubo cantos, poesías y tamboritos. Todos aplaudían y era tanta la alegría que todos se sentían inclinados a participar en el baile. Fue toda una fiesta, una gran fiesta: la fiesta de Darién (Sambú y Garachiné), de la Iglesia, de la Congregación. 

Pedimos a Dios y a su Espíritu que este acontecimiento anime, bendiga y santifique de verdad a estos dos nuevos Ministros, escogidos para ser Misioneros Hijos del Corazón de María y para trabajar por una causa: El Reino de Dios y su justicia. 

Adelante, hermanos, que si hay que "hacer y sufrir" para probar cuánto se ama, el mismo Espíritu con que Dios ungió a Cristo, les ayudará a ser fieles en la misión, hasta que El la lleve a término. 

¡Felicidades, hermanos Hugo y Mauricio!
 
Mario Morales, cmf
.

Noticias breves 

  

P. Provincial, Santiago Najarro: 

En el IX Capítulo de la Provincia salió reelegido. Ha empezado, desde el primer momento, a visitar a los hermanos que entregamos las vidas en Centroamérica, para buscarles un lugar cómodo donde entregarse sin medida por el Reino durante este próximo trienio. Ya antes, en la primera reunión del Consejo con el P. General, Aquilino Bocos, dijo que el Vicario sería Rafael Villalobos y el Secretario podría seguir el mismo de antes. Aquí me tienen para servirles. 

El día 11 de Julio salió hacia Guatemala para visitar Centro Claret, Peronia, Santa María de Jesús y la Misión de Izabal. El 19 se traslada a Honduras; ahí tiene mucho que tratar, tanto con el Obispo como con los Claretianos. Se han ido dejando posiciones y se quiere seguir en la misma tónica... Lo espera luego El Salvador, con el Teologado en Armenia y la comunidad de Escalón. Bajará a Managua para verse con los filósofos y los Misioneros de la Casa. No dejará de ver a Pedrito (P. Pedro Hernández Cantarero) que ha llegado de Zaire a tomar unas bocanadas del aire sulfuroso del Santiaguito, en Jinotepe. Se quedará en Costa Rica unos días y llegará a Panamá, para seguir con la misma tarea, el día 28 de Julio. Que lo pase bien, para que lo pasemos bien durante el trienio próximo. 

 
P. Rafael Villalobos: También fue reelegido en el Capítulo para que siga al frente de la cartera de Formación. Falta nos hace a todos. Se quedó unos días en Costa Rica, en Heredia más concretamente, para descansar de las tareas precapitulares y tomarse sus vacaciones anuales. Descansa, come y bebe que la tarea es grande. 

 
P. Luis G. Mateo: Aunque a regañadientes, aceptó el cargo que le impusieron en el Capítulo para seguir trabajando, como él sabe hacerlo, en la Pastoral de la Provincia. Ahora está metido entre libros de San Ignacio, San Juan y Santa Teresa, San Antonio M. Claret por supuesto, preparando los ejercicios espirituales a los "Teólogos". Le ha caído la tarea de revisar todo el Proyecto Provincial de Misión y darle redacción uniforme a todo lo que le dejamos en el Capítulo. No es tarea fácil, sobre todo cuando el tiempo de enviarlo a Roma es muy corto. La capacidad de Mateo aguanta todo eso y mucho más. Adelante. 

 
José Sentre: Para no ser menos, también lo reeligieron. Parece que estos días se quiere tomar unas vacaciones por España. Que las aproveche. Con los medios modernos de hoy día podrá seguir escribiendo en CARTA, todos los meses. 

 

Otras noticias breves, pero enjundiosas: 

 

a) Nuevos Diáconos

Todavía no tenemos todas las crónicas respectivas, esperaremos pacientemente hasta el siguiente mes, pero en la Provincia se han ordenado de Diáconos siete Estudiantes, que trabajan ya en una porción de la viña centroamericana; en el número anterior pusimos la crónica de la Ordenación de Eduardo Alfaro y de Omar Coto. En este número va la de los dos darienitas: Hugo Asturias y Mauricio Borge. 

Quién se anima a contar lo vivido en la Ordenación de los Diáconos: 

Raúl Ambrocio, 

José Rodríguez, 

Javier Hernández

De todas maneras, felicidades a todos y que llegue el día de la Ordenación Presbiteral. Centroamérica, la Congregación y toda la Iglesia los necesita. 

  

b) Vacaciones: 

Pedro Hernández Cantarero: Ha llegado de vacaciones desde las tierras calientes del Africa. Es formador en Kinshasa y Rector magnífico del Instituto filosófico Claretiano... Disfruta de Jinotepe y comparte tu experiencia con los otros formadores, compañeros tuyos en estas lides. 

 

c) Nuestros enfermos: 

Gracias a Dios están gozando de buena salud. El P. Florencio Valtierra tiene a su lado a Luis, sobrino y pintor, que ha cambiado sus vacaciones de España por otras en Panamá junto a su tío. 

Eugenio Alonso se nos cayó en la habitación haciendo diabluras y ya no quiere caminar. Si antes lo hacía con dificultad a causa del "parkinson", ahora ya no lo quiere hacer a causa del miedo. No hubo rotura ninguna, pero sí un músculo contraído que sus dolores ha causado. 

José Palafox sigue tranquilo por los campos Heredianos de Costa Rica. Ni se acuerda de su dolor. 

Ting Pong Lee no quiere entrar en la lista de los "malos", pero está pasando una gripe demoledora, que a punto ha estado de echarle a pique sus proyectadas vacaciones. 

Animamos a todos y nos sentimos felices de mantenerlos sanos. 

 

d) Incardinación 

El P. Miguel Medel hizo petición formal, en una de las Eucaristías del Capítulo, de incardinación a Centroamérica. Por supuesto que el P. Aquilino Bocos, Presidente del Capítulo, tomó la correspondiente nota para enviarle luego la correspondiente carta. ¡Bienvenido! El P. Medel no es nuevo, ni mucho menos, por estas tierras centroamericanas. Ha sido Párroco por muchos años en la Catedral de Colón y ahora lo es del Carmen de esa misma ciudad. Durante otros muchos años ha estado metido por las "Honduras". Sabe lo que es gustar del calorcito centroamericano y lo sabroso que es el "cariño" de tantos y tantas que lo quieren por estas tierras. ¡Que cunda su ejemplo! 
 

Colección de anteojos para ver el
IX Capítulo Provincial
 

Eso es ley de vida. Cada cual ve y piensa desde su retina y su cerebro. Pueden salir aparentes contradicciones, pero son pura verdad ambas cosas. 

 

Llegamos a San José de Costa Rica el 23, el 24, el 25 de junio de 1998 por la mañana, e incluso el 25 por la tarde, cuando las puertas capitulares se estaban cerrando. Un beso a la mamá Dña. Sarita un poco más prolongado y Manuel se queda, como virgen necia, llamando a la puerta: "Eh, que soy yo, Manuel... ¿No se acuerdan que trabajo en Río Dulce?" Por poquito no escucha las palabras del P. Presidente: "No sé quién eres, vete a tu Río..." 

 

Comenzamos con saludos oficiosos, que en este caso fueron de corazones que laten al unísono por un ideal. Tanto fue así que el Presidente dispensó la presentación de credenciales. Estaban todos y no sobraba nadie. Un Estudiante teólogo de Armenia estaba a la puerta, sin golpearla y sin decir nada. Intervino Felipe ante el Capítulo y se le abrió la puerta para que oyera; también se le permitió levantar la voz, pero no la mano ni echar papeleta alguna en la canastilla de las votaciones. 

 

Con Eladio éramos 42 capitulares. Cuarenta y dos anteojos para ver el IX Capítulo Provincial de Centroamérica. 

 

Queríamos afinar el Proyecto Provincial de Misión que habíamos organizado en el Capítulo anterior. Había un Capítulo General entre medio; un Proyecto de Pastoral a nivel Latinoamericano. Se afinó todo lo que se pudo y supo. Para ello hubo que opinar sobre muchas cosas; algunos con valentía, otros ... 

 

El P. Aquilino Bocos inició el retiro espiritual con una prolongada reflexión, que luego cada cual pudo rumiar en silencio. La Eucaristía de las seis de la tarde cerraba esta tarde de retiro. 

 

Por la noche empezamos la sesión para elegir Secretario y para organizar el organigrama que había preparado el Gobierno Provincial para el Capítulo. En la votación del Secretario ganó el Diácono Omar Coto. 

 

Se pasó a inspeccionar el horario: 

Hora de levantada... 

- "Aquí lo importante es saber cuándo se come en esta casa", dijo uno. Y prosiguió otro: 

- "Es verdad; todo lo demás se acomoda". 

 

Secundada la moción, se vieron los pros y los contras; prevaleció el bien de las muchachas que trabajan en la cocina y se pusieron las horas de las comidas. Luego se rellenó todo lo demás. 

 
Nos fuimos a dormir. Unos soñaron con fútbol, otros con papeles olvidados, otros se consolaron con una botella comprada en el aeropuerto, los más durmieron dulcemente al arrullo del frescor tico. 

 
El campanero, elegido democráticamente a dedo por algún capitular, Eladio, nos puso en pie con el tintineo de una campanilla. Yo les puedo decir que no era lo suficientemente potente para espantar el sueño; lo que pasa que es que el sueño se había gastado y no quedaba nada en los capitulares. 

 
Laudes y Meditación a las 6,30. Capilla repleta de fotos y escritos del penúltimo mártir de América Central, Mons. Gerardi. Penúltimo, porque ya hay otros nuevos, pues cada día se mata a alguien en estas tierras. El tema de la meditación era: "Realidad de Centroamérica: un desafío profético" (EMP, 4.6.10-14). 

 
A las 8.00 en punto estábamos todos en el aula capitular. Lectura del Acta de ayer; anuncio de los componentes de la Comisión de redacción; anuncio de los Moderadores; otras cosas; presentación de las Memorias. 
 
 

Al salir al trabajo por grupos nos encontramos en el tablero un escrito de Lamberto: 

 
 

LOS TRUENOS DEL PADRE GENERAL

 

Las 2,30 de la tarde marca el reloj en la comunidad de San José de Costa Rica. En ese momento ha sonado el disparo de apertura del IX Capítulo Provincial de C.A. Cuarenta y dos capitulares, presididos por el P. General, Aquilino Bocos, cmf., llenan la sala capitular establecida en la Casa de Ejercicios Espirituales de este país centroamericano. 

  

Después de la lectura de los números de las constituciones y del directorio referente a la legitimación del capítulo y de los asistentes, el P. Aquilino ha sacado del baúl de su experiencia un mensaje sabroso, largo de texto, rico de contenido, ajustado a la situación concreta de la Provincia, lleno de retos para el futuro, empapado de una espiritualidad viril y con algún inofensivo trueno que hacía levantar los ojos a un cielo de esperanzas... 

  

Estos truenos que sonaron como lejanos, pero reales, en el aula capitular, fueron unas llamadas fuertes a las conciencias de todos los hijos del Corazón de María. 

  

Lo que más lamento que pueda sucederle a un claretiano es "la mediocridad" - aseguró el P. Aquilino con firmeza. Mediocre es el conformadizo, el que no tiene aspiraciones, el anclado en su pequeño y gastado bagaje de cultura, el que no lee nunca un libro, pero abre muchas veces y muchas horas la pantalla de la televisión. Lo más contrario a un cristiano y a un claretiano es un mediocre. 

  

Trueno fue el ajustado concepto de lo que es un profeta y lo que es el profetismo, tema sobre el que abundó en consideraciones y en ejemplos luminosos. Ser claretiano -vino a decir- es ser profeta como los profetas bíblicos, como Claret, como María, la Madre de Jesús. No hay profetismo sin profetas..., el profeta no puede callar, conforta, consuela, anima; el profeta paga con su vida el mensaje... el profetismo claretiano no será profetismo si no se vive en pobreza, castidad y obediencia. 

  

Un tercer trueno que quedó correteando por la cabeza de los capitulares fue el relacionado con el activismo. Hay que ser "realista", dijo el General. Ser conscientes de nuestras limitaciones; no querer hacerlo todo nosotros como si fuésemos los únicos; como si nosotros hubiésemos de solucionarlo todo. Buscar la eficacia buscando el apoyo de nuestros hermanos laicos y laicas... realismo, siendo conscientes de las cartas que tenemos para jugar, o de los bueyes que tenemos para arar: número de personas, edad, deserciones, etc... 

  

No sé. A mí me ha dejado un excelente sabor de boca este mensaje. Ya tenemos tela para cortar, camino para andar, mucha masa para hacer buen pan... 

  

Truenos y relámpagos van juntos. Cierto que ha habido algunos truenos, pero los relámpagos luminosos, esclarecedores, han sido más valiosos. El trueno con frecuencia nos despierta, nos incomoda. 

  

Ojalá que al oír los truenos miremos hacia el cielo y veamos cuán hermoso es el horizonte que nos espera. 

25 de junio de 1998
 
Bien, Lamberto; tienes los cristales limpios, el corazón despierto, la pluma recién afilada. 

 

Estuvimos todo el día revisando la situación de la Provincia, repasando las Memorias. La Eucaristía de la noche recogió todo el mensaje del día: "Para hacer nuestro el modo de vida de Jesús" (EMP, 19-24). Si Lamberto tuvo el corazón despierto para la escucha, Eduardo lo tuvo abierto para mostrarlo a todos, sin dejar ningún repliegue escondido. 

 

Después de la cena ya se pudo escuchar a los secretarios de los grupos las observaciones anotadas a las Memorias... El trabajo del primer día había sido provechoso. Podíamos ir a descansar tranquilos. 

 

El único que no pudo dormir fue Lamberto; estuvo repasando el día y nos presentó su segunda remesa de inspiración: 

 

CENTROAMERICA MARTIR
CENTROAMERICA NUESTRA

  

Hoy, segundo día de Capitulo. La oración de Laudes, encomendada a los capitulares que trabajan en Guatemala, ha tenido un agrio sabor a martirio. Hoy hace tres meses, caía brutalmente asesinado en dicha capital el obispo auxiliar Mons. Juan Gerardi. Y nuestra oración se ha hecho recuerdo y grito y rabia por tanta muerte violenta en este país de la eterna primavera. También hemos gritado desde nuestro anhelo de paz, lo que lloraba el pueblo chapín en el entierro de su obispo: " Guatemala, nunca más". Y hemos pedido que este luchador de los derechos humanos interceda por esta América Central en la que trabajamos una numerosa porción de claretianos que en estos días celebra su IX Capítulo Provincial. 

  

Centroamérica mártir¡ Centroamérica de Mons. Romero, de Rutilio Grande, de los Jesuitas de la UCA... de Mons. Gerardi. 

  

En estos seis países de América Central: Nicaragua, Costa Rica, Honduras, El Salvador, Guatemala y Panamá se mueven los ciento cuarenta y dos Claretianos que componen la Provincia. 

  

El P. Bocos dijo en cierta ocasión en carta dirigida al Superior Mayor, P. Santiago Najarro, que la Provincia está llamada a ser signo profético de la unidad en la diversidad. Y a fe que se está cumpliendo. 

  

De diez nacionalidades distintas son los miembros de esta joven provincia. Sesenta y dos los nativos centroamericanos que son una esperanza ya granada; cuatro obispos claretianos pastorean iglesias locales, veintinueve comunidades misioneras claretianas esparcidas por toda la geografía son una pequeña muestra de esta unidad en la diversidad. 

  

Esta Provincia, que está viviendo su Capítulo bajo el lema: "Claretianos de Centroamérica en misión profética", quiere ser también signo profético en su compromiso con los pobres, en defensa de las libertades, en la igualdad de los derechos de la mujer, y también ¡cómo no! en la entrega de su vida por la causa de Jesús. 

  

En los tres años de esta integración de la Provincia, el Padre ha visitado todos los sectores de la familia y se ha llevado a su Reino un Obispo, seis Sacerdotes, un Hermano y un Estudiante que son un ramillete de vidas gastadas generosamente en la causa del Evangelio. 

  

Esta es nuestra América Central. Esta es la tierra ensangrentada con tanta guerra, marginación, pobreza, hambres y odios... 

  

¡América mártir, América nuestra! 

26 de junio de 1998
 

 

 

Amaneció el día 27. Rezamos Laudes con novedades litúrgicas. Fervorosos estaban los de Managua y algún Panameño. Desayuno. Aula capitular. 

 

Todavía quedaban algunas advertencias que hacer a los del Gobierno Provincial sobre la Memoria Gubernativa. Luego el P. Antón -en nombre de los técnicos contables- se refirió a la Memoria Económica. 

 
Se dio un tiempo para que el Gobierno preparara las respuestas; mientras los grupos ojeaban el temario del Capítulo: "Proyecto Provincial de Misión" a la luz de "En Misión Profética". 

 
En la tarde ya se había respondido a todos los interrogantes, o se habían aclarado dudas, o se habían recordado algunas cosas olvidadas en las Memorias. 

 
La Eucaristía, con calma, con flores de mil esperanzas, con frutos ya logrados, con muchas ilusiones misioneras, con deseos incontenibles de hacer posible el lema: "Para que el mundo crea" de EMP 27-33, con muchos SÍ al Señor. 

 
Picado -para no repetir tanto Lamberto, aunque es el mismo- recogió todos los SÍ en estas líneas que siguen: 

 

 

LOS "SI" DEL CAPITULO

  

Un Capitulo Provincial es un "don de Dios", se ha dicho repetidas veces en el aula capitular este tercer día de trabajo. Un don de Dios como puede serlo un jubileo, un concilio o un sínodo... Los dones de Dios no tienen tamaño; son siempre "dones" y son siempre "divinos". 

  

Y los beneficiarios de este don capitular somos muchos: los capitulares, la Provincia, la Congregación, la Iglesia...!Qué sensación más gozosa el saberte premiado con este "gordo" de la lotería de Dios, que nos cae cada mañana y cada tarde; en cada plenaria o reunión de grupo; en cada Eucaristía o en cada conversación con los hermanos que comparten el trabajo de estos días...! 

  

Esta tercera jornada capitular ha estado dedicada a reflexionar y discutir "el estado de la Provincia". No les voy a decir si goza de buena o mala salud... pero sí les voy a decir que el mejor signo de un paciente es el deseo y la ilusión contagiosa de vivir. Y esta Provincia tiene una endiablada voluntad de vivir, de crecer, de ser fiel al carisma de Claret, de estar despierta a los signos de los tiempos, de enfrentarse a los desafíos que se pongan por delante, de "entrar a matar" con valentía desde los comienzos del año dos mil. 

  

Dos temas transcendentales se debatían hoy en la sala capitular: la formación y la integración. Dos temas a los que los capitulares tomaron desde el principio por la cintura y los trabajaron durante horas sin miedo a ahogarse en sus aguas turbulentas. Y a fe que se llegó con clarividencia a la orilla. Fue un "si" al Proyecto Provincial de Formación que lleva unos pocos años de experiencia: en nuevos lugares, con nuevos programas educativos, con un costo grande de personal sacrificado para este servicio: todo es poco para que nuestros jóvenes salgan con el mejor bagaje de preparación espiritual, cultural y humana. As de oros para este debate que terminó en una plena aprobación a este proyecto. 

  

El otro "si" igualmente importante para la vida de esta Provincia era el de la "integración". Tres años se lleva de integración jurídico-efectiva con los misioneros que trabajaban procedentes de Castilla y de USA. Pero faltaba afinar la integración afectiva; el romper prejuicios y temores; el acortar distancias; entrar en conocimiento de unos y de otros... Labor que se ha ido haciendo seriamente a través de estos años, sin traumas, sin actuaciones chirriantes, con diálogo fraterno. "Esta integración es un modelo único y testimoniante para toda la Congregación", dijo el P. General en una de las plenarias de este día... ¡Hacer comunión para la misión! "Si no hay comunión no hay misión", repitió en otro momento. 

  

Se ha creado un clima suave, reconfortante, sereno en la asamblea. ¡Qué gran don...! Se cree en la integración; se espera la integración; y hasta se ama esta integración... 

  

Yo he visto muchas caras de contento. Y muchos ojos soñando más aventuras, Sancho... 

  

No ignoramos que este caminar es difícil. Decía el P. Aquilino que cuando se opta por valores hay que aguantar dolores. Pero a un hijo de Claret nada le arredra. 

  

Ha anochecido con arreboles en San José de Costa Rica. 

Día 27 de Junio de 1998
 
 

Pero fue mucho mejor el amanecer del día 28. Era domingo. Día de las elecciones. La Eucaristía se traslada a la mañana. El Espíritu Santo es necesario... había que pedirle que estuviera en la sala capitular y pusiera su toque de acierto en las papeletas. 

 

O no le dimos trabajo, o tiene poderes mágicos bajo sus alas. A la primera votación Felipe Santiago Najarro González obtenía la mayoría y aceptaba seguir otros tres años más sirviendo a los claretianos de esta parcela centroamericana. De inmediato Picado se puso 

 

 

AL HABLA CON EL P. SANTIAGO

  

Hoy, a las 10,30 de la mañana, fue reelegido como Provincial de Centroamérica, el P. Santiago Najarro, para un período de tres años, según decisión del Capítulo, que estos días se está celebrando. 

  

El P. Santiago es un hombre cordial, dialogante, sereno, que deja asomar desde su barba blanca una sonrisa siempre fresca y transparente. Hombre de talante conciliador, de convicciones claras y consecuente con sus principios, tiene una pasión que no puede ocultar: sus hermanos los indios Kunas. Con ellos estrenó su sacerdocio, y con ellos vivió once años, aprendiendo su lengua y compartiendo cayuco y Congreso... Y con ellos sigue en los tiempos que le deja libre su servicio a la Provincia. 

  

El reelegido provincial nació en Huércanos, La Rioja, hace cincuenta y seis años, y tiene otro hermano claretiano y otro, sacerdote secular. Ha sido por varias veces Delegado de la misión claretiana de Castilla en Panamá. En el octavo Capítulo Provincial de Centroamérica de mil novecientos noventa y cinco fue elegido Superior Provincial por espacio de tres años y ahora ha sido confirmado en el cargo. Es presidente de CICLA desde el pasado año y gran impulsor de la Secretaría Indígena en Panamá. 

  

Siempre alegre: la jota navarra la lleva en las venas. Casi siempre optimista: sus ojillos pequeños y azules le saltan cargados de vida y de horizontes claros. Nunca frío e indiferente ante las personas, los problemas o el dolor ajeno. Me he acercado a él un momento después de su aceptación al cargo y le he preguntado: 

- ¿Sorprendido? 

- Así es. Sorprendido por la gratuidad del Padre Dios y la benevolencia de los hermanos que saben ser pacientes con mi pobreza y limitaciones personales. 

  

- ¿Sus mayores alegrías en el primer trienio? 

-Ver, palpar, experimentar el gozo vocacional de los hermanos , desde los jóvenes en formación a los mayores y ancianos. 

  

-¿Cómo ve el futuro de la provincia? 

- Hay una generación de jóvenes misioneros centroamericanos que, con una entrega entusiasta intentan dar respuesta a los retos de la nueva evangelización en inserción, inculturación, diálogo interreligioso y opción por los pobres, con un estilo de vida profético. Los retos son grandes pero el Espíritu que actúa y conduce la historia nos hace ver el futuro con mucha esperanza. 

 

- ¿Qué desafíos, además de los que tiene la Congregación y la Provincia, tiene personalmente? 

- Cómo lograr apoyarme personalmente en las manos y en lo mejor de los hermanos para llenar mis vacíos y así prestar, en conjunto, un buen servicio de animación misionera en todas nuestras comunidades. 

 
- Usted es también presidente del CICLA, ¿qué fuerza tiene América Latina en la Congregación? 

- América es un continente de pueblos creyentes y mayorías pobres y excluidas. Nuestro carisma profético se siente aquí fuertemente interpelado. El Espíritu nos empuja a forjar caminos alternativos, de solidaridad, para defender la vida amenazada de los pueblos, y esto va configurando un nuevo estilo de vida, que se hace sentir en la comunión de la Congregación. 
 
 

-¿Qué campo será para usted el de máxima preocupación o interés en el nuevo período? 

- El campo de la formación y comunión en la misión al servicio del Reino. 

  

-Unas palabras mensaje para la Provincia... 

- Hemos vivido estos días de Capítulo como un tiempo de gracia y de mucha fraternidad. El Capítulo nos anima a todos a seguir fortaleciendo el proceso de integración que estamos viviendo como una gran bendición de Dios. Y a seguir apoyando con firmeza la propuesta del ITINERARIO FORMATIVO, dando respuesta a algunos vacíos señalados. 

  

Santi, como le llamamos, está sereno y tranquilo, como si nada hubiera pasado. La nave de la Provincia está orientada hacia buen norte...Y Santi, en el puente -timón y brújula en mano- atento para no perder el rumbo. 

28 de Junio de 1998
 

Recreo largo. Comida mejorada aún más. Siesta larga. Fútbol apasionante. Tarde libre. 

 

Por la noche seguimos rellenando papeletas con nombres y apellidos. El Provincial había manifestado que prefería Prefectos Consultores. Puso el orden de elección: 

Prefecto de Formación: nada que hacer contra Rafa... se llevó la mayoría en la primera salida. 

Prefecto de Apostolado: Llevaba delantera Mateo, pero no alcanzó la mayoría. En la segunda vuelta, sí. 

Prefecto de Economía: Casi desgastan el apellido de Sentre... 

 

Comenzamos nueva semana con nuevo Gobierno Provincial -no importa que hubieran quedado los mismos, era nuevo-. Nuevos bríos para entrar de lleno en el Tema capitular 

 

Picado soñó con espadas doradas, entregadas por franceses, escribió su sueño y lo colgó en el tablero con este título: 

 

LOS TRES MOSQUETEROS

  

El Capítulo va dando sus pasos. Y yo creo que pasos seguros. Sin sobresaltos. Sin expectativas. Como si algo ya estuviese previsto. Haciéndose realidad el sentir y el querer de la Provincia. Que en definitiva es el querer de la "Providencia". Ayer fue reelegido por aplastante mayoría de votos el Provincial de Centroamérica, Padre Santiago Najarro. Como lo había sospechado el previo sondeo realizado en todas las comunidades. Sin un titubeo en lo que se cree es lo más oportuno para la culminación de un ambicioso proyecto iniciado hace tres años. 

  

A la hora de formar equipo de trabajo del Provincial, se expresaron los mismos criterios. Y han quedado constituidas las dos Prefecturas, de Formación y Apostolado, recayendo en los Padres Rafael Villalobos y Luis Gonzalo Mateo respectivamente. 

  

Para la economía, no podía ser menos. Uniformidad total para este Helmut Köhl de nuestra economía, que es el Padre José Sentre, bueno e inteligente, astuto y celoso guardián de los centavos que el Señor nos regala cada día. "Tres excelentes mosqueteros..." 

  

No puede juzgarse esta reelección como un continuismo, ni como un conformismo fácil para dejar las cosas como están; ni como una pobreza de líderes en la Provincia. El convencimiento del trabajo bien hecho en el período anterior, ha privado sobre cualquier otra alternativa. 

  

Creo en el Espíritu Santo. Es su año. Y El, ha revoloteado descaradamente sobre el aula capitular, haciendo "su" labor en bien de la comunidad claretiana. Como siempre, "El" se sale con la suya. Y lo celebramos. 

28 de junio de 1998
 

 

Con el Gobierno ya elegido el día 29 se presentaba con aires nuevos. A la hora de costumbre rezamos Laudes, con sermón largo traído de Ribera de Molina por el P. Gil, "para estar a la altura de los tiempos e invitar a otros a abrazar la vocación del Señor" (EMP 34-37). Desayuno. Foto capitular. Trabajo por grupos para desmenuzar terreno. Remodelación total del Proyecto Provincial de Misión. Todo el día y fue poco: largos ratos en los grupos, entremezclados con largos ratos de Asamblea. Cada cual se expresaba como bien le venían las ganas..., sin cortapisas, con repeticiones dobles, triples y más... El moderador dejaba cuerda libre... Algunos se aprovecharon; hubiera sido mejor un corte... 

 

Terminamos el día alrededor del altar; el Sr. Nuncio Berlocco nos presidió la Eucaristía y nos recomendó "fidelidad", como Pedro y Pablo, al Señor, al Papa, a nuestra Misión. También compartió la cena con nosotros. Sobremesa larga... 

 

El día 30 nos levantamos con sensación de victoria: el Tema capitular estaba ya hilvanado y a punto de pasar a manos de un buen redactor. No habían pasado los días en vano. 

 

El cronista Picado dejó su impronta (estamos en el mundial de fútbol en Francia) hablando de: 

 
LIBERTAD, IGUALDAD, FRATERNIDAD

  

Claro que no voy a hablar en este comentario mañanero de la revolución francesa, ni de su eslogan tan sonoro y de tantas resonancias agradables para pasadas y presentes generaciones. Ni me importa. Estoy hablando, como cada día, de este Capitulo nueve Provincial de Centroamérica que atrae la atención de muchos hermanos claretianos de acá y de allá de los océanos. 

 
Hoy la asamblea se ha puesto muy de mañana el overol de faena y ha trabajado durante horas en este "Proyecto de Misión," que es un edificio moderno y elevado que exige calcular bien cada uno de los detalles de su construcción y estar muy en armonía arquitectos, aparejadores y albañiles... Se está diseñando el futuro de la Congregación claretiana en Centroamérica para el milenio que viene... 

  
Y se han dado mil y una opiniones, aportes, críticas, para solidificar el Proyecto y hacerle más resistencia a la furia destructora de los tiempos. 

 
Se ha hablado de cómo ser dóciles al Espíritu, de la centralidad del Reino, de los signos de muerte; del neoliberalismo y la globalización, de los pobres, de la defensa de la vida, del crecimiento humano integral del misionero; de la dimensión eucarística del carisma claretiano, de los laicos, del profetismo de Claret, de la formación continua... y de María, que nos enseña "que sin corazón, sin ternura, sin amor no hay profecía creíble" ¡ Cuántas cosas! ¡Cuántos temas sabrosos y actuales...! A todo ello se enfrenta el Claretiano de hoy y se enfrentará el de mañana. 

Pero a mí ha habido algo que me llena de asombro y de alegría: es la libertad de todos para hablar... para expresarse... sin abucheos, sin protestas ridículas, sin sonrisas maléficas, como las de algunos parlamentos políticos... y la serenidad de la escucha... como si todo lo que se expone por parte de unos y de otros fuera dogma de fe... ¡Respeto! La opinión del joven treintañero es acogida con la misma aceptación que la del que lleva ya jugados sus cuatro o cinco "mundiales de Capítulos"... Toda opinión es valiosa; todo aporte - a favor o en contra - es válido para la edificación de esta arriesgada torre. Sólo el respeto es el aire que en la asamblea se respira... Y claro que hay tirios y troyanos; y claro que hay acuerdos y desacuerdos. Pero se quiere "proyectar" ese futuro de utopía y todos están manos a la orden. 

  
Recuerdo haber leído en el escudo de armas de Bolivia estos versos que aprendí de memoria siendo niño: "Los discordes en concordia 

en paz y amor se juntaron 

y pueblos de paz fundaron 

para perpetua memoria". 

  

Aquí todos los capitulares -los pesos pesados y los aprendices- quieren dejar una Provincia hermosa "para perpetua memoria"... ¡Valientes! Para ello han mirado también hacia atrás. A la historia. Al pasado profético, al carisma aún humeante que dejaron muchos de los misioneros de corte claretiano que pasaron por estas tierras centroamericanas. Y han sonado nombres legendarios que hacen temblar la tierra cuando se les nombra: Anglés, Berengueras, Román, Vilaró, Erice, Nazario, Prada, Suárez, y los Obispos Maíztegui, Preciado y Serrano. 

  

¡Qué grandes capitanes y qué admirables soldados...! Sí; es grande entre los componentes del Capitulo la libertad. También es hermosa y palpable la igualdad. Pero la "fraternidad" reinante pone la guinda a esta copa sabrosa del Capitulo. Fraternidad descarada... Fraternidad olímpica... Fraternidad evangélica... ¡Que dure! 

30 de junio de 1998
 

 

Hubo una "lluvia de ideas" para preparar el Mensaje a los Claretianos de la Provincia. El P. Gil, con el ayudante Joaquín, se encargaron de dar forma a este chaparrón y nos presentaron la siguiente 

 

CARTA A LOS HERMANOS DE LA PROVINCIA
 
"Es Espíritu de Jesús está sobre todos y cada uno de nosotros. Es el fuego que hace de los hijos del Inmaculado Corazón de María hombres que arden en caridad, que abrasan por donde pasan (cfr. Aut. 494), personas integradas y centradas. El Espíritu da la vida a la Palabra; sólo entonces llega al corazón de la gente y tiene fuerza transformadora" EMP, 16 

 

Saludos, hermanos: 

En el umbral del Tercer Milenio, unidos en el Espíritu y fieles a nuestros pueblos, hemos celebrado -con alegría y esperanza- el noveno Capítulo Provincial. 

Al concluir las sesiones queremos compartir con ustedes el don y la presencia del Espíritu que hemos experimentado durante estos días. 

  

Damos gracias a Dios porque hemos vivido su amor y cercanía a la Iglesia y pueblos de Centroamérica. También gracias a ustedes porque han hecho posible nuestra participación y colaboración en la realización del Capítulo. Hemos hecho memoria de ustedes en algunos momentos del trabajo capitular, pero de manera especial en las Eucaristías. 

  

Con la presencia del P. General, Aquilino Bocos, hemos caminado, en comunión con toda la Congregación. Agradecemos al Señor su bondad con la Provincia que se ha manifestado en la vida y misión de los Misioneros de Centroamérica. Otro signo hermoso de comunión ha sido las comunicaciones recibidas de hermanos de todo el mundo por medio del correo electrónico, (Secretaría General, gobiernos provinciales, seglares claretianos y otros hermanos solidarios). 

  

En muchos momentos de la vida del Capítulo hemos sido enriquecidos; en la oración de la mañana -iluminada con reflexiones tomadas de EMP-, en las Eucaristías -regalo de la Palabra, la Comunión y la fraternidad- en las reuniones de grupo y los espacios libres, creando signos fuertes y sinceros de comunión de vida. La acción del Espíritu ha profundizado nuestra fraternidad. 

  

En una dinámica muy participativa -diálogo abierto, sincero y a veces fuerte- hemos evaluado nuestra vida y misión a través de la lectura, examen y diálogo de las memorias presentadas por el Gobierno Provincial. ¡Qué alegría ver una fotografía tan real de la Provincia! Hemos centrado nuestra evaluación deteniéndonos en temas claves para darle nuevo impulso: la formación, la promoción vocacional y la integración, siempre al servicio de la misión. 

  

Hemos encontrado luces hermosas que impulsan nuestro caminar; también encontramos dificultades y limitaciones tanto en la vida personal como comunitaria. Todo esto nos empuja a una conversión sincera con los hermanos y hermanas de nuestras comunidades cristianas y de la Congregación. En este discernimiento hemos sentido fuertemente la presencia y comunión del Espíritu que nos llama a "ser signo profético de la unidad en la diversidad en la Iglesia y pueblos de América Central." (P. General). 

  

El regalo del XXII Capítulo General -"En Misión Profética"- ha orientado y guiado el desarrollo del tema capitular: Actualización y renovación del Proyecto Provincial de Misión. 

  • teniendo enfrente de nosotros la realidad que vivimos; la situación de nuestros pueblos, de la Iglesia y de la Congregación con sus tendencias y desafíos,
  • iluminándolo con la riqueza de la reflexión de la Iglesia; la centralidad del Reino de Dios, la Misión Profética, la opción por los pobres y la evangelización integral e inculturada,
  • impulsándonos a un estilo creativo de vida profética que nos comprometa a ser coherentes en el Ministerio Profético de la Palabra en lo urbano, lo rural, lo étnico, en los medios de comunicación y en la predicación.
  

El Espíritu Santo nos ha hecho dóciles en este Capítulo, reconociendo la grandeza del Don de Dios, no sólo en llamarnos a servir la Palabra sino en colocarnos en esta porción de la "Viña joven de América", en la cual brillará como signo luminoso el testimonio de nuestra fraternidad y alegría, de nuestra entrega y esperanza, del amor por nuestros pueblos. 

Que el Corazón de María, signo de esperanza, nos acompañe en este caminar de la Provincia hacia el tercer milenio. 

Sus hermanos capitulares,
San José, 1 de julio de 1998
 

 

Se concedió media hora más de siesta para que los aficionados, Medel entre ellos, pudieran ver el partido Inglaterra-Argentina. Lo que es la vida; no pudimos ver el final por culpa de los empates... 

 

La tarde se nos fue hablando de economías, de capitalizar o no capitalizar, de invertir y cómo invertir: - "A mí no me interesa el dinero, pero es importante...", decía uno. -"Lo mejor sería que pidiésemos prestado al Banco una buena cantidad para invertirla en apostolado", decía otro... 

 

Pasamos a dar algunas "encomiendas" al nuevo Gobierno Provincial. No eran "mandatos", sino "consejos". Y hablando de los asuntos jurídicos, terminamos el día. Apuesto que el Gobierno Provincial no sabe qué hacer en el nombramiento de Superiores. ¡¡¡Tan clarito que se lo dejamos después de cinco votaciones!!! "El Gobierno podrá hacerlo cuando no lo pueda hacer la comunidad". "Lo hará la comunidad cuando no lo pueda hacer el Gobierno". "Nadie podrá ser Superior, menos ecónomo, de dos casas a la vez". "Si el Gobierno elige y la comunidad no acepta no vale, pero si la comunidad elige y el Gobierno no acepta, mejor que gobierne el Gobierno..." 

 

El último día tuvimos una oración larga, larguísima, en Laudes. Recordamos a todos nuestros difuntos de la Provincia que nos han precedido, con recuento de las vidas de aquellos que están enterrados en San José. 

 

Terminamos la mañana y el Capítulo con la Eucaristía. Se firmaron las Actas sobre el altar y el P. Presidente, Aquilino Bocos, clausuró el IX Capítulo Provincial de Centroamérica. Era el día 1 de julio de 1998. 
 

Despedida
Los Claretianos dejamos Aguadulce
 

El programa desarrollado por el pueblo de Aguadulce, para despedir a los Misioneros Claretianos, comenzó el viernes, 3 de julio, cuando llegaron los tres curas que van a reemplazarlos a compartir mesa con sus predecesores. 

Vieron la iglesia y visitaron las dependencias de la vivienda; conversaron con el personal que trabaja en la casa e hicieron ya sus cálculos de quién se queda y quién se va... 

Por la noche, después de la Misa parroquial, hubo un desfile de antorchas. Los niños y jóvenes de colegios y miembros de diversos grupos parroquiales quisieron manifestar así su cariño a los Misioneros; terminó con una Retreta en el Parque de la iglesia y una trepidante traca. 

El 4 de julio fue propiamente la despedida de parte de las autoridades y pueblo de Aguadulce. Después de la Misa, concelebrada por varios Claretianos, el Alcalde del Distrito agradeció, en su discurso, el trabajo de los Claretianos a favor de la comunidad aguadulceña. Lo mismo hizo el Representante del Consejo Municipal, entregando al P. Agustín De la Serna, Párroco, la llave de la ciudad y un pergamino con el nombre de todos los Claretianos que han trabajado en la Parroquia. Se terminó con un brindis para todos los asistentes y quema de fuegos artificiales. 

 

El 5 de julio comenzó con una serenata a los Misioneros en la casa cural. A las 8,30 Eucaristía con seis claretianos. Al final hubo un breve acto. 

 

"Hoy 5 de Julio de 1998, después de haber celebrado la Eucaristía, los feligreses de esta Parroquia queremos desear a toda la Congregación Claretiana, que ha trabajado día tras día en nuestro Distrito por 32 años, que Dios los colme de sus dones y gracias para que continúen, en las parroquias donde vayan a trabajar, sirviendo como lo hicieron en Aguadulce y cada pueblo cristiano del Distrito. 

  

Reciban de nosotros toda nuestra gratitud y para demostrarles agradecimientos les entregamos este pequeño pero significativo acto". 

 

Así presentaba la maestra de ceremonias a un coro de niños que nos deleitó con esta mejorana: 

Se acerca, se acerca el año Jubilar 

Vamos todos a participar 

Suenan clarines, suenan trompetas. 

Somos cristianos, somos Claretianos, 

Somos los soldados del Señor.

Nuestra enseña: La Santísima Trinidad 

Nuestra Madre protectora: la Virgen María 

Nuestro norte: la Biblia, el escapulario y el Santo Rosario. 

 

Niños portadores de la Fe en el Señor 

Somos peregrinos, somos generosos del divino Amor 

Semillas nuevas que siempre germinan 

Somos levadura que agranda corazones 

Somos ejemplo, somos testimonio de un mundo mejor.

Somos los centinelas de la aurora 

Y custodios de la fuente de Agua Viva. 

 

Somos la santa inocencia del siglo veintiuno 

Niños que rezamos a nuestro Dios Padre 

Somos los que oramos al Espíritu Santo 

Somos los que humildes solicitan a Jesús 

Hazme digno de Ti, Cordero Inmaculado 

Y ten piedad de mí.

Los niños aguadulceños, felices cantamos 

Este corto himno jubilar, siglo veintiuno 

Porque gracias a los Misioneros Claretianos 

Con un nuevo mundo contamos. 

De ustedes, Misioneros Claretianos, 

No nos despedimos para siempre 

Nos une un lazo indisoluble: 

Llevar el Evangelio a toda gente. 

 

Donde vayas, donde estés 

El Señor siempre está contigo 

Porque has llevado el amor a tus hermanos, 

Siempre de preferencia al más humilde, 

Siempre al más necesitado. 

De ustedes Misioneros Claretianos... 

 

El aplauso fue sonoro en todo el ámbito del templo parroquial. Los niños se lo merecían. Se sentaron felices escuchando los "vivas" que salían de nuestras manos. Luego la maestra de ceremonias dio paso al coro de los Cursillistas. Habían cantado, como siempre, en la Misa; querían cantar el "Adiós, hasta siempre". Terminó el acto la Hna. María Eugenia, Religiosa de Santa Ana, que ha trabajado con nosotros, codo a codo, durante muchos años. 

 

A las doce del medio día, que en realidad fueron las tres de la tarde, nos pudimos acercar a la mesa para comer. La razón que nos dieron por la tardanza fue: "el taxi que traía la comida chocó por el camino". 

 

El tiempo se rellenó con bailes típicos, cantos del "Trío mañanero" y reparto de regalos. Muchos regalos. Uno para cada uno de los Claretianos que han pasado por Aguadulce; sin importar donde estuviesen. 

 

Como postre, una sopa borracha y unos versos cantados: 

 

¡HASTA PRONTO, REVERENDOS!

 

La comunidad de Aguadulce 

Y los pueblos aledaños, 

Despedimos conmovidos 

A los Padres Claretianos. 

 

La congregación misionera, 

Que honramos en este día 

Se hacen llamar: "Hijos 

Del Corazón de María". 

 

Ellos siguen la senda 

Que trazó su fundador, 

San Antonio María Claret, 

Quien fue un testimonio de amor. 

 

Nuestro reconocimiento devoto 

A estos consagrados ministros, 

Que con sus noches y días 

Pasaron treinta y dos años, pastoreando 

Las ovejas de este aprisco. 

 

Orientando a la fiel manada 

Con sus sabias homilías, 

Anunciándoles el kerigma 

Y viviendo el fiat de María. 

 

El distrito de Aguadulce 

Los despide agradecidos 

Gritando a los cuatro vientos: 

¡Hasta pronto reverendos! 

¡Viva la Iglesia! 

¡Vivan los mensajeros de Dios! 

Por la noche el Obispo de la Diócesis recogió las llaves de la Parroquia de manos del P. Agustín De la Serna, Párroco saliente, y las entregó al Pbro. Aurelio García, Párroco entrante. Hubo abrazo de los dos Párrocos, con aplausos emocionados de muchos fieles. (Podríamos escribir "muchísimos fieles", ya que la capacidad del templo se hizo pequeña para albergar a todos los aguadulceños que vinieron a la Misa). 

 

Homilía del Obispo, larga, para que a cada uno de los feligreses le tocase un poquito; discurso del nuevo Párroco, largo por el mismo motivo; nuevamente intervino el Obispo leyendo el comunicado de la Conferencia Episcopal Panameña, salido ese día en el Periódico oficioso de la Iglesia, "El Panorama Católico". No podían faltar unas palabritas, pocas, del P. Santiago Najarro, Provincial Claretiano, que aliviaron la nostalgia de algunos feligreses. Con ellas se cerraban 32 años de presencia claretiana en Aguadulce. 

José Sentre, cmf. 
Regresar a la Página Principal